Hoy descubrimos… Catan Viajeros de las Estrellas

No solo la isla de Catan se quedó pequeña. No solo otras islas lo hicieron. No solo el planeta, ni incluso el Sistema Solar se quedó pequeño. Todo se quedó pequeño y hubo que mirar más allá de las estrellas para ir a buscar nuevos planetas que colonizar. Pero no estábamos solos. Y eso hizo que, en nuestros primeros contactos, empezásemos a comerciar, que al fin y al cabo, es lo mejor que sabemos hacer. Hoy descubrimos… Catan Viajeros de las Estrellas.

Autor: Klaus Teuber

Arte: Michaela Kienle, Franz Vohwinkel

Editorial: Devir Iberia

Contenido de la caja:

En Catan Viajeros de las Estrellas nos pondremos en la piel de unos exploradores espaciales que van a la aventura en busca de nuevos planetas que colonizar y asentar nuevas colonias. Durante el camino tendremos que comerciar con otros aventureros (nuestros compañeros de partida), y lidiar con algún que otro evento que nos puede dejar mejor o peor parados.

La forma de jugar a Catan es muy sencilla si ya estás acostumbrado a jugar al Catan normal. La fase de un jugador se divide en 3 partes:

1.- Fase de Producción:

Tanto al inicio como durante la partida, nuestras colonias y puertos espaciales estarán alrededor de planetas que tienen un marcador con un número encima. En esta fase haremos una tirada de dados cuyo resultado activará ciertos planetas.

Si tenemos una de nuestras colonias tocando uno de ellos, obtendremos recursos de ese tipo, lo que nos permitirá más adelante comerciar.

2.- Fase de Comercio y Construcción

En esta fase podremos llevar a cabo las acciones de comercial y de construir, tantas veces como queramos y en el orden que queramos.

La manera de comerciar en este Catan es la misma de siempre; tenemos dos opciones siempre disponibles. Podremos intercambiar cartas con la reserva teniendo en cuenta el factor de intercambio, o podemos intercambiar recursos libremente con el resto de jugadores:

Durante la construcción podemos generar diferentes tipos de construcciones:

  • Puerto espacial: el puerto espacial es el edificio que nos permite generar puntos de salida de nuevas naves espaciales (luego veremos los tipos de naves). Estos puertos espaciales se consiguen pagando unos recursos y siempre y cuando ya tengamos una colonia ya construida. Para hacerlo, se le coloca un anillo alrededor de la colonia, y ya lo tenemos. A partir de ahora, el planeta adyacente también nos podría aportar recursos durante la fase de producción.

  • Nave mercante: este es uno de los tipos de naves que podemos construir. Es la unión entre un cohete y una estación comercial. Las naves mercantes llevan las estaciones comerciales a los puestos de avanzada de razas alienígenas donde podremos recibir cartas de amistad. Cuando la nave mercante llega a su sitio, se deja el puesto comercial y se retira la nave.

  • Nave colonia: este es el otro tipo de naves que podemos construir. Es la unión entre una nave y una colonia, y sirve para transportar una nueva colonia a un nuevo planeta. Cuando la nave colonia llega a su emplazamiento, se deja la colonia y se retira la nave. No se pueden poner colonias en planetas con una base pirata ni en planetas de hielo.

También se pueden construir mejoras para la nave nodriza como cañones, módulos de carga y propulsores, que nos aportarán mejoras en las batallas, posibilidad de terraformar, y ganar propulsión en los vuelos respectivamente.

Los puestos de avanzada alienígena son aquellos sistemas planetarios que pertenecen a una raza alienígena con la que podemos entablar amistad. Una vez dejamos una estación comercial, cogemos una de sus cartas y obtenemos una bonificación. El jugador que más estaciones comerciales tenga en un puesto de avanzada, se quedará con la figura respectiva y obtendrá puntos adicionales.

3.- Fase de Vuelo:

Es la fase de movimiento de tus naves por el tablero. La cantidad de espacios que se puede mover viene determinada por una tirada de la nave nodriza. Ésta lleva dentro unas bolas de diferentes colores en las que cada color representa un valor. La suma de ambos colores, más los propulsores, da el valor final.

Además, en el caso de que una de las bolas sea negra, se llevará a cabo un evento, que se ha de resolver antes del movimiento de las naves.

Estos eventos pueden ser de varios tipos y siempre nos harán tomar una decisión. Otro jugador será el que leerá el evento del jugador activo para que no pueda ver las diferentes respuestas y su consecuencia.

El primer jugador que llegue a 15 puntos de victoria, se proclamará vencedor de la partida inmediatamente. Los puntos de victoria lo otorgan las construcciones, las medallas, las figuras de razas espaciales, etcétera, así que habrá que estar atento de no dejar que ningún jugador se escape en demasía.

Opinión del juego:

En Catan Viajeros de las Estrellas nos enfrentamos a un juego que mucho tiene que ver con el Catan de toda la vida. Y esto no tiene por qué ser en esencia malo, puesto que lo que vamos buscando cuando compramos este título es que nos recuerde precisamente a eso pero que nos aporte algo más. Y eso, precisamente lo hace.

Personalmente soy muy poco amigo de los juegos que adquieren el nombre de una franquicia de juegos que han tenido éxito inicialmente y que debido a eso, saben que van a vender mucho más. Como decía antes, no es el caso.

En esencia, podríamos decir que es lo mismo. Nos movemos, adquirimos diferentes tipos de recursos, construimos edificios que nos otorgan puntos de victoria, y así vamos consiguiendo otros puntos adicionales que nos permitirán llegar antes que otro jugador a los 15 puntos.

Pero el paradigma cambia por completo. El tema rebosa por todos lados. La nave nos sirve de lanza «dados» para poder establecer la velocidad de movimiento. Los encuentro con las diferentes razas nos ayudan a conseguir (o no, depende) algunas bonificaciones durante el juego.

Algo que me gusta mucho es la sensación de colonización. Si que es cierto que no es extremadamente grande, pero el hecho de que tengas que cargar una nave con una estructura para posicionarla en otro sistema planetario hace que tengas que llevar una estrategia de colonización y de consecución de recursos. Eso si, sin perder de vista que es un Catan, y por lo tanto, habrá que negociar.

Porque ese es el principal miedo que me da el juego: la no colaboración con los demás personajes. O mejor dicho, la no colaboración del resto para con tus intereses propios. Y es, como en cualquier Catan, es fácil calcular la cantidad de puntos de un contrincante y poder negarte a la negociación de recursos, cosa que para mi gusto entorpece el juego.

En definitiva, una edición de lujo para un juego maravilloso que todo amante de Catan debería tener porque son de aquellas que pasan, y luego suben de precio en el mercado de segunda mano.

Y para terminar, me gustaría dejar claro algo que he echado mucho de menos y que creo que es una oportunidad perdida a la hora de editar el juego: nadie ha pensado en crear una oveja espacial como recurso, y eso… eso es un gran error.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.