Cuba Libre: ¡Hasta la victoria siempre!

El 13 de octubre de 1965 Fidel Castro recibió una carta que le envió Ernesto Guevara antes de salir de la Habana. En ella su autor agradece a Fidel su enseñanzas y amistad durante todo el movimiento. Al pie de la carta de seis hojas, en la despedida «El Che» incluye dos consignas que pasarán a la historia: «Hasta la victoria» y «Siempre patria o muerte». Sin embargo, un problema de dicción hizo que Fidel Castro leyese ese final en dos frases diferentes: «Hasta la victoria siempre» y «patrio o muerte». En este instante nació una de las mayores consignas socialistas.

Jeff Grossman comenzó a testear la serie COIN con el título inicial, Andean Abyss. De su experiencia pasada diseñando juegos y sus amplios conocimientos de la historia de Cuba, se enfrascó en la aventura de trasladar el sistema COIN a la revolución Cubana. Volko Runke explica que la idea nació de un reto entre ambos y que poco a poco fue fraguando en un proyecto que llegó a ser el volumen dos de la serie COIN. Para mayor información, ver notas de los autores del PlayBook del Cuba Libre.

Cuba Libre

Imagen de  jardeon

Cuba Libre es el hermano pequeño de los COIN. A cualquier jugador que le preguntes siempre te dirá que comiences con el conflicto de la saga que más te interese, pero si tienes que comenzar por uno, que lo hagas por el Cuba Libre. El porque tiene sus razones y es que Cuba Libre ofrece toda la mecánica de los COINs sin demasiadas complicaciones. Su duración está bastante limitada en tiempo, tiene las suficientes cartas para disfrutar de las partidas y sus dimensiones son reducidas. Todo ello hace que Cuba Libre, sea un excelente inicio.

Como en todos los COIN contamos con cuatro facciones asiméticas, dos insurgentes: 26 de Julio y el directorio, dos contrainsurgentes: el gobierno y el sindicato. Aunque sean facciones con filosofías comunes, su victoria es asimétrica y choca frontalmente con el resto de las facciones, de esa forma crear el suficiente conflicto y tensión para que colaboran lo justo. Es habitual ver llorar a una facción pidiendo ayuda a su homóloga mientras la otra le recrimina que no le ayudó en la anterior carta. Aunque le manual habla de tratos y sinergias, en la realidad sólo existe rencor y recriminación. Diversión.

El tablero es pequeño. Muy pequeño para lo que estamos acostumbrados a otros juegos de la serie. Esto hace que control de cada provincia esté muy disputado y las fichas fácilmente se pueden acumular sobrepasando los límites de la provincia, esto es compartido con el Falling Sky. No olvidéis que estamos en una isla y lógicamente el espacio es reducido. Su artista Chechuns ha realizado un gran trabajo en ese sentido.

Cuba Libre tablero

Imagen de jardeon

El gobierno tiene un gran reto por delante si quiere controlar a los insurgentes. Debe tener controladas las tres ciudades y además apoderarse de las provincia de «Las Villas» y/o «Oriente» claves para tener un buen apoyo y establecer una de sus bases. Estas acciones tienen que ser rápidas al principio, cuando el precio de las acciones es barato, porque a medida que nos adentremos en el juego, costará cada vez más controlar la isla. Además, disputará contra el 26 de julio el apoyo de las ciudades y provincias. No es una facción fácil de jugar y debería reservarse para el jugador con más experiencia y que pueda entenderse con el sindicato.

Hay que entrenar lo más rápido posible y repartirse por la isla transportando tropas. Las bases tienen que ir a Oriente y a las Villas. Es donde la población es mayor y están bien ubicadas por si hay que hacer barridos. En su haber tiene el ataque aéreo para causar bajas a los enemigos y sobre todo, en la primera propaganda, moved policía a los CE y las bases, para poder pacificar y conseguir el apoyo necesario subiendo puntos en el marcador. Su mayor debilidad es que no pueden estar en todos los sitios, con lo que hay que centrarse en proteger lo que ya se tiene y avanzar en la mejor oportunidad.

El 26 de Julio es la facción por excelencia. Tienen como objetivo el opuesto del gobierno (tal como dicta la historia) y por ello tendrá que disputar las provincias más suculentas con el gobierno. El objetivo más goloso es la ciudad de la Habana, donde normalmente se hacen acciones para penalizar al gobierno y que este destine los recursos a normalizar la situación, mientras el resto del mapa queda libre. Esta facción es una de las más divertidas, pues tenderá a desorganizar lo que ya ha creado el gobierno, oponiendo al pueblo para que hagan la revolución. Cómo sólo necesita oposición y bases, se convierte en una auténtica lucha de guerrilla, saltando de provincia en provincia instaurando el terror. Con un ojo vigilas al gobierno y con el otro al directorio que, aunque sean facciones carnales, no se quieren mucho.

El terror es la acción más utilizada, con ello combiamos el apoyo del pueblo y dificultamos al gobierno para que pacifique. Es importante reagruparse para tener el máximo de guerrillas en el mapa, emboscar y atacar reducirán las tropas de los enemigos y más sin tener penalización. Pero hay que familiarizarse con infiltrarse entre los enemigos y practicar secuestros para obtener recursos, tener guerrillas junto al sindicato nos asegura una buena hucha.

26 de Julio

El sindicato es la facción más solitaria. Esta facción va a su rollo. Es una de las facciones que más descompensa el juego ya que su objetivo apenas influye con los del resto y por lo tanto su jugador siempre se despreocupa de lo que sucede en el mapa. Abrir casinos y ganar dinero es su único objetivo. Apenas siente las mordidas del resto de jugadores si es capaz de proteger sus casinos y manipular al gobierno. Por eso apenas cuenta con seis guerrillas que siempre estarán allí donde estén sus casinos. Pasará desaperciba en el juego, hasta que alguien necesite dinero y vea que esta facción puede ser una buena vaca lechera. Esta facción debería ir para el jugador más novel. Normalmente es la que acaba ganando si no se le pone un freno a media partida.

El sindicato tiene eventos claves que le permite abrir un tercer casino en una de las ciudades y otro de sus eventos clave es el que le permite que no le hagan Skim en la ronda de propaganda, cuando tu único objetivo es hacer dinero, que te lo roben siempre es frustrante por ello cuando veas acercase al 26 de Julio comienza a temblar, porque no tiene herramientas para luchar contra ello, sólo sobornándolas y eso significa perder un precioso dinero que necesitas para conseguir tu condición de victoria. Aprovecha los eventos que te permiten asesinar como el directorio.

Cartas Cuba Libre

Imagen de Volko

El Directorio comienza en la ciudad de la Habana y en la provincia de Camagüey, muy bien distribuido parece que sea la facción más débil, pero es la que más daño puede hacer, su presencia en la ciudad debe ser reducida de inmediato o causará un daño irreparable. Es un nivelador del Gobierno y del 26 de Julio, pudiendo hacer que retrocedan bastante en el marcador con una sencilla subversión. No os dejéis engañar porque es la facción que tiene las de ganar cuando la lucha entre el gobierno y el 26 de julio se intensifica.

Es muy duro comenzar en el mapa con tres fichas, pero si eres capaz de correr y multiplicarse verás como el resto de las facciones comienza a tomarte en cuenta, así que no llames mucho la atención y alíate con los bandos más fuertes para seducirles y obtener tu objetivo. Esta es una facción que dará muchos problemas si esta bien llevada y podrá aprovecharse de los huecos que dejan las otras para posicionarse y avanzar en el marcador.

Cuba libre motor

Como en todos los COIN es importante que cada jugador venga con las reglas aprendidas de casa, eso contribuye a la fluidez del juego y garantizar un mayor disfrute. Conocer de antemano la facción con la que vas a jugar, sabiendo que operaciones y especiales tienen te ayudarán a sacar un mayor rendimiento de tus jugadas y cuando se vuelva a jugar, intentad repetir facción, de esta forma el grupo disfrutará más. Igualmente, el juego dispone de unos BOTs que permiten llevar a las facciones sin jugador, aunque están bien diseñados, algunos de sus movimientos o acciones resulta demasiado extrañas teniendo otras posibilidades en el mapa, ya que han sido pensados (o esa es mi conclusión después de haberlos jugado) para neutralizar las acciones de la facción humana o su contrafacción.

Cuba Libre es un gran juego de mesa. No hay partida en la que me haya divertido y experimentado con nuevas tácticas. Siempre es un placer sacarlo a mesa, ya sea para tutorizar partida o para enfrentarse a jugadores expertos que saben como neutralizarte. Un COIN ligero que puede servir como inicio a este mundo (y te advierto que engancha) de la contrainsurgencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.