Hoy descubrimos… Zumos

«Ricos y nutritivos zumos de frutas es lo que vamos a hacer hoy, así que como maestros números que somos, tenemos que usar las frutas que tenemos para conseguir los mejores jugos. Cuidado, que la competencia es férrea y no hay lugar para el error. Hoy descubrimos… Zumos.»

Autor: David Amorín, Ramón Redondo

Arte: Ramón Redondo

Editorial: Zacatrus, Smart Troll Games, Bran Picnic

Contenido de la caja:

La premisa de juego es muy sencilla. Tenemos que conseguir cartas adyacentes con el mismo tipo de frutas para conseguir hacer zumos. Por cada 3, 4 o 5 frutas adyacentes recibiremos cartas de zumos que son los puntos que tenemos que conseguir.

Cada jugador tiene una carta de Maestro Zumero, que viene representado por el dibujo de un puesto de frutas. Luego, cada jugador roba 2 cartas de frutas del mazo central, las mira, pasa una al jugador de la derecha y se queda la otra además de recibir una carta del jugador de la izquierda.

Una vez tenga otra vez dos cartas, las pone ortogonalmente a cualquiera de las cartas que tenga previamente en su zona de juego (inicialmente solo su carta de maestro numero)

La colocación de las cartas hará que se vaya formando una matriz de cartas cuyo espacio máximo puede ser de 4×4. Cuando los jugadores consigan en su zona de juego, 3, 4, 5 o 6 cartas con frutas adyacentes, deberán anunciar que «han hecho zumo».

Se retiran las cartas que forman el zumo y se procede de la manera siguiente en función del número de frutas adyacentes, ya que de esa manera tendremos una bonificación u otra:

  • 3 frutas: una de las frutas se convierte en zumo (se le da la vuelta), y las otras dos se van a la pila de descartes.
  • 4 frutas: dos de las frutas se convierten en zumos, otra va como bloqueo a un jugador, y la otra va a la pila de descarte
  • 5 o 6 frutas: 3 de las frutas se convierten en zumos, otra va como bloqueo a un jugador, repara uno de los suyos, y el resto va a la pila de descartes.

Los Bloqueos o roturas de cestos, son cartas bocabajo que pone un jugador a otro en su zona de juego y que deshabilita uno de los 16 espacios que tiene disponibles para colocar cartas de frutas. Estos bloqueos solo se podrán al hacer un zumo de 5 o 6 frutas como se ha explicado previamente.

Las cartas de frutas pueden contener, además de frutas, otros complementos que dan acciones a la hora de puntuarlas al hacer un zumo:

  • Leche: todos los demás jugadores tienen que ponerse un bloqueo.
  • Hielo: todos los demás jugadores tienen que quitar una de las cartas en su zona de juego que tenga un complemento.
  • Verduras: permite cambiar la posición de dos cartas en tu zona de juego.
  • Guindilla: permite poner un bloqueo al jugador de tu izquierda y arreglar uno propio.
  • Café: roba y juega inmediatamente una carta.

La partida termina cuando un jugador, al final de la fase de puntuación alcanza o supera los 8 puntos, o si ha alcanzado 16 cartas en su zona de juego.

El juego contiene más formas de juego adicionales. Una de ellas es  el «Maestro de Zumos Especializado», que empieza la partida con la carta de maestro numero volteada. Esta muestra una fruta que otorgará 1 punto adicional por cada fruta de ese tipo que esté en la zona de juego.

También está la versión Modo Express (para partidas mas cortas), el Modo Marathon (para partidas más largas, y el modo «Clientes Habituales», que es como el maestro de zumos especializado pero se puede usar la carta como fruta (aunque no se descarte).

Opinión del juego:

En Zumos deberemos ir jugando cartas de frutas para ir consiguiendo conjuntos de cartas colocadas ortogonalmente donde coincida alguna de las frutas. A la hora de conseguir series de 3, 4, 5 o 6 frutas, se consiguen puntos y otras acciones. En el juego normal, el primer jugador que llegue a 8 puntos, gana la partida.,

Y es que zumos es un juego tan sencillo como leer estas 3 últimas lineas. Un juego obliga al jugador a tomar la decisiones de posicionamiento de las frutas para puntuar directamente o esperar a hacer un zumo de mayor valor dejando espacios en medio para turnos posteriores. Pero claro, esos espacios en blanco pueden ser muy suculentos para que el resto de jugadores coloquen bloqueos ahí y truncarte la estrategia.

Es un juego de partidas desenfadadas, con algo de mala leche, pero con la mecánica adecuada para que ningún jugador se descuelgue de la partida, algo que nos ha gustado mucho, por cierto. Además, el draft inicial de cada ronda da una capita pequeña de interacción que lo hace más agradable todavía.

Una de las cosas buenas que tiene Zumos es que cabe en cualquier ludoteca y cualquier tipo de jugadores. Perfecto para jugar con los pequeños, con los abuelos, con jugadores ocasionales, y con jugadores medios o experimentados. El número de partidas seguidas ya va en función de las personas que tengas en tu mes, pero por lo general, 2 o 3 pueden caer seguidas.

En pocas ocasiones vemos juegos de este tipo que aporten algo nuevo, alguna mecánica que sea fresca y que te saque del estándar conocido. Nosotros no podemos más que recomendarlo.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 11 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.