Hoy descubrimos… Instacrime

«Dicen que una imagen vale mas que mil palabras, pero también dicen que no hay nada como el poder de la imaginación. Uniendo ambas cosas, habrá que tratar de descubrir que es lo que pasa. Premisa fácil, pero arriesgada. Hoy descubrimos… Instacrime.»

Autor: Pak Gallego

Arte: Daniel Guzmán

Editorial: GDM Games

Instacrime es un juego colaborativo donde tendremos que, mediante la descripción de fotos, descifrar un caso y adivinar que es lo que ha pasado. La mecánica de juego es muy sencilla. El juego se compone de 12 fotografías, y se reparte una de ellas a cada jugador, bocabajo y sin que el resto de jugadores pueda verla.

A continuación, se lee la introducción del caso que nos ocupa y se dan todas las pistas introductoras que el juego ofrece. Como en todos los juegos de este tipo, es imprescindible estar atento a cada dato o a cada detalle.

Los jugadores entonces tendrán que describir de la forma más analítica posible qué es lo que están viendo, en que estancia está representada la escena, desde que ángulo, a quién están viendo, etc. Es importantísimo dar todos los detalles posibles puesto que el resto de jugadores no tendrán la misma información visual que el jugador que posee la carta y que está relatando la descripción gráfica.

Cuando todos los jugadores han descrito la imagen que les ha tocado, la debajo bocabajo en su zona de juego y se reparte otra vez una nueva carta a todos los jugadores. En el caso de que no haya cartas suficientes para todos, estas, en lugar de darse a los jugadores, se pondrán bocarriba en el centro de la mesa a disposición de todos los integrantes de la partida. Se procede de la misma manera: se describen todo lo posible las ilustraciones y se pone toda esa información en conocimiento de los jugadores.

Una vez ya se han acabado todas las cartas, es el momento de elucubrar, de ordenador mentalmente todas las acciones y escenas que se han descrito previamente para intentar hacer un mapa mental de que és lo que ha pasado, en que orden, y en que situación se encontraba cada uno de los actores. Al final se comparan los resultados de la teoría que se ha conformado con la solución real de la historia y se obtiene un resultado final.

Opinión del juego:

Antes de nada, quiero expresar mi más sincero pesar por no poder enseñar muchas imágenes del juego, y es que sería un problema hacerlo ya que en este caso destriparía la esencia del juego al ser todo visual. Dicho esto, vamos al lio.

En Instracrime los jugadores se enfrentan a un caso del que solo tienen los datos iniciales y la información justa que da la lectura del prólogo, el cual sirve para contextualizar «un poco» el donde estamos, con quién estamos, y una brizna de lo que se esconde detrás. Desde el minutos cero se nos vienen a la cabeza subtramas y prejuicios, y esto es gracias al bagaje que tengamos previo de películas y novelas de misterio policiales.

Porque Instacrime tiene algo muy bueno pero que puede ser el talón de Aquiles de según que grupos de jugadores. A diferencia de los juegos de la serie Sherlock, en este juego todas las pistas que vamos desvelando y dando información es únicamente visual, con lo que la interpretación que haga un jugador de las escenas es crucial para que todos los datos pasen de manera confiable al resto de participantes. Pero claro, esto puede ser algo que no guste para aquellas personas que no sean visuales o que no entiendan la importancia de la descripción de todos los aspectos y matices que vean en las fotografías.

Sea como sea, es un juego único, es un giro de tuerca más en las experiencias a la hora de resolver casos. 12 imágenes, cada jugador solo ve las que le tocan, con lo que tienen que ir desarrollando su discurso en función de los inputs que reciba de los otros jugadores. Y es que esto es muy importante para poder sacar el caso adelante. Puede que en la primera ronda de descripciones se pasen detalles por alto, pero en la segunda ronda ya se tendrá información, con lo que la capa de ciertos aspectos ya se podrá añadir. O dicho de otra manera, detalles que no tendrían importancia a simple vista, ahora cobran sentido.

Pero como en el 95% de este tipo de juegos, el grupo de jugadores con el que se viva la experiencia es realmente importante. No se puede vivir una aventura totalmente narrativa si las personas que están sentadas a la mesa no lo van a vivir ni van a tener un grado de inmersión importante. Primero porque el juego se volvería aburrido, y segundo porque esa falta de compromiso con la historia haría que se saltaran detalles a la hora de narrar.

Un juego de un solo uso pero que dado el precio que tiene bien merece la pena. Si te gustan estos juegos, dale una oportunidad, acércate a tu tienda, hazte con uno, y a ver que tienen que decir los Munford.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.