Pavlov’s House: Heroes de la Unión Soviética

A orillas del rio Volga se alza la ciudad de Stalingrado con más de un millón de habitantes fue fundada por el Zar Teodoro I quien la convirtió en una fortaleza para defender su frontera con el sur. Fue capturada dos veces por los cosacos, centro de batallas de bolcheviques y el ejercito blanco durante la revolución rusa. Se libró la batalla más dura y sangrienta de la segunda guerra mundial, su batalla fue decisiva para frenar el avance de las tropas de Hitler. Una batalla que inició el 21 de agosto de 1942 hasta el 2 de febrero de 1943 con la rendición del ejército alemán.

Frente a la plaza del nueve de enero se alza un edificio que fue atacado desde la noche del 28 de septiembre hasta el 25 de noviembre de 1942. Una pelea de resistencia. Una batalla por la defensa de una ciudad. Desde allí repelieron al ejército alemán, lo fortificaron, tendieron alambradas, enterraron minas, establecieron puntos con ametralladoras y anticarro. Yákov Pávlov fue el suboficial que comando a esos hombres, con la única orden de defender la posición, resistieron y lucharon. Una leve línea de suministros llegaba por el Volga y día y noche los valientes soldados hacían retroceder al enemigo.

Este juego simula esa batalla. La dureza y tensión de los días vividos frente a un enemigo que parecía infinito. Este juego cuenta la historia de unos pocos que vencieron a muchos y que la historia convirtió en Héroe de la Unión Soviética. Dom Pavlov.

Imagen de collezionista

Este es un juego de uno a tres jugadores, pero la mejor forma de jugarlo es en solitario, no planees ninguna cita y despliega el tablero para ti solo, es cuando mejor y más lo vas a disfrutar. El juego consiste en un tablero de tres partes que representa el escenario del conflicto. Una de sus alas y la primera parte del juego, representa el rio Volga, con sus defensas antiaéreas, sus líneas de comunicación y de suministros. La parte central representa la plaza del nueve de enero, rodeada de edificios y con seis líneas de avance alemanas, donde irán apareciendo las fuerzas de infantería y carros blindados para atacar el edificio. La última parte del tablero representa el interior de la casa, con todas las posiciones para defenderla.

El juego está guiado por cartas y estará contenido en tres fases: la soviética, las cartas Wehrmacht y el interior de la casa. Al principio de nuestro turno, robaremos cuatro cartas del mazo soviético, estas cartas están divididas por la mitad, representando cada una dos acciones posibles, por lo que en nuestra mano dispondremos de ocho acciones a poder realizar. El problema es que sólo podremos hacer tres acciones de todas las disponibles.

Las acciones disponibles pueden ser desde quitar marcadores de desorganización, preparar suministros para enviar, enviar los suministros, enviar refuerzos a la casa, preparar zapadores, reforzar la casa, reparar líneas de comunicación, preparar artillería, etcétera. Todo un conjunto de acciones que permitirán sobrevivir a los defensores de la casa y armarles con todo lo necesario. Pero recuerda, sólo tienes tres acciones. Para hacerlo más sencillo, dentro del mazo soviético existirán cartas de niebla que su único objetivo es llenarnos la mano, bloqueando una carta de acción. Hay siete en total y al principio de la partida sólo se añadirán tres, pero a medida que nos bombardeen y nos desorganicen determinados puntos en el mapa, iremos incorporando nuevas cartas.

Imagen de puhay17

Terminada la fase de acción soviética, es cuando se activan las cartas Wehrmacht. Robaremos por orden tres cartas y ejecutaremos sus acciones. Aquí es cuando las cosas se complican, pues deberemos temer cada una de esas cartas pues comenzarán a atacarnos de verdad. Desde bombarderos, hasta la aparición de infantería, francotiradores, carros acorazados, ataques directos al edificio, intentos de asalto y la deseada carta de resupply que limita los diferentes bloques de cartas. Porque igual que en la historia, el objetivo del juego consiste en resistir y si se acaba el mazo de cartas alemán y conseguimos una cantidad de puntos superior a cero, habremos ganado.

Esta fase de la Wehrmacht es la más dura y la que causará más estragos a nuestra partida. Hay tantos puntos que defender que una única carta nos puede destrozar los planes. Aquí es cuando notaremos la tensión, el estrés y maldeciremos cada carta por no estar suficientemente preparados para anularla y es que como en la historia, hay que resistir a cualquier precio. Si los alemanes destruyen las líneas de comunicación, habrá que repararlas al siguiente turno, si hemos utilizado los antiaéreos, habrá que buscar nuevos. Si aparecen los alemanes cerca de la casa, habrá que aniquilarlos. Este es el verdadero peligro del juego, cuando aparecen las tropas cerca de la casa, toca atacarles y eso se hará en la tercera fase del juego, desde la casa.

En la fase de la casa, dispondremos igualmente de un número determinado de acciones a realizar, podremos mover a nuestros combatientes de ubicación, recuperar las fichas que han sido agotadas en los turnos anteriores, atacar las líneas enemigas, reparar las defensas, pedir refuerzos por radio, utilizar las ametralladoras y el mortero. Además, los combatientes disponen de unos atributos que los hacen necesarios para cubrir ciertas posiciones, como puede ser dotes de mando, para refrescar tropas o comandar misiones, controlar ametralladoras, morteros o antitanques. Por eso tendremos combatientes más necesarios que otros y que tendremos que proteger y utilizar de una forma más efectiva y productiva. Todo ello con unas acciones limitadas y sabiendo que, por cada herido, necesitas una ficha de primeros auxilios y cada muerto en acción, será un compatriota perdido para la gloria de nuestro país.

El juego es un auténtico retro y vas a perder miles de veces y cuando ganes, es posible que hayas jugado algo incorrecto o estés realizando alguna pequeña trampilla para contentar a tu ego, pues es bastante difícil llegar con vida al final del mazo y sobre todo tener una puntación digna. No obstante, tengo un amigo que conoce a alguien, que escuchó en el baño de caballeros como dos hablaban del juego y uno le decía al otro que había ganado. No es un mito, si alguien ha podido ganar el juego, tu también podrás hacerlo.

Imagen de seraphael

El juego salió en Kickstarter en agosto del 2017 a un precio de 40usd y ofreció como recompensa  (además de muchas mejoras) que sus backers pudiesen tener su foto en un token de los combatientes, por ello seguramente encontrarás tokens con fotos de personas reales de backers, algunos caracterizados para la ocasión. Resultan divertidas, pero desafortunadamente innecesarias para el juego. El arte del juego es bastante parco, pero simula bien un escenario bélico. Además, incorpora un modo de juego con cartas tácticas y cartas operacionales. En tiendas aún se puede encontrar, ya que se suelen hacer reimpresiones y recientemente MasQueOca ha publicado su producción en español.

Se puede jugar a dos jugadores, uno en el bando soviético, que realizará la primera y tercera fases y otro el jugador de la Wehrmacht, que sólo deberá ir sacando las cartas alemanas y realizar las acciones correspondientes. Este jugador tomará cero decisiones y aportará cero al juego base. Existe la posibilidad de jugar a tres, cada jugador tomará las decisiones de una de la fase, pero siendo honestos como ya he indicado al principio del artículo, este es un juego para solitarios, para aquellos que quieran divertirse en solitario. Las partidas no son muy largas, en menos de noventa minutos lo habremos terminado si no nos han matado antes. Tampoco es un juego muy duro, pues la mecánica es sencilla, su dureza radica en la toma de decisiones y en las acciones que realizamos para limitar el avance el enemigo y resistir el máximo de tiempo posible en el edificio.

Es un buen juego que puede enganchar a los que no son wargameros y quieran darse un aire a ellos. Un reto en cada una de sus partidas y muy frustrante cuando ves que todo se desmorona pieza a pieza. Resistir, como lo hicieron los valientes de la Casa Pavlov es muy duro. En tu mano estará hacerlo posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.