Hoy descubrimos… Ensalada de puntos

Las verduras son realmente saludables y hacer la mejor ensalada es una de las cosas  ricas y entretenidas que se pueden hacer en la cocina. Si además, nos conceden puntos por ello, no se hable más. Eso si, corre porque todo está tan fresco que llama poderosamente la atención. Hoy descubrimos… Ensalada de puntos.

Autor: Molly Johnson, Robert Melvin, Shawn Stankewich

Arte: Dylan Mangini

Editorial: Devir Iberia

Contenido de la caja:

En Ensalada de puntos tendremos que coger cartas de verduras que poner en nuestra zona de juego y satisfacer las cartas puntuación. Esta cartas tendremos que irlas cogiendo también de un mercado central y que no nos las quiten los demás jugadores.

La parte central del juego se basa en un mercado basado en 3 columnas de cartas. En la fila superior, están las cartas por la cara de las puntuaciones, y en las dos filas restantes, se ponen cartas por su cara de verdura. De esta manera, conforme los jugadores vayan cogiendo cartas de verduras, los huecos se irán reponiendo con las cartas de puntuación de su misma columna pero volteándola.

En el turno de un jugador, el jugador activo hará una de estas dos acciones: o bien coge 2 cartas cualesquiera de verdura de las 6 disponibles, o bien coger 1 carta de puntuación de las 3 disponibles.

Como acción gratuita, y una vez por turno, puedes voltear una de tus cartas de puntuación que tengas en tu zona de juego, en una carta de verdura (nunca al contrario). Las cartas, por su parte de puntuación, tiene una pequeña imagen de cual es la verdura que contiene en su reverso.

Cuando todas las cartas se han acabado, la partida termina y se procede a la contar la puntuación de cada uno. Esto se hace evaluando cada regla de puntuación con todas las cartas que se tienen en juego, lo que hace que una misma carta sirva para diferentes puntuaciones. Pero ojo, que no sean contradictorias.

El jugador con mayor puntuación, gana la partida.

Opinión del juego:

Ensalada de puntos es uno de esos títulos con 2 reglas y formato pequeño que juegas una primera partida y cuando acabas, ves la puntuación de cada uno y acabas pensando «venga, otra más».

Y es que hay diferentes factores por lo que el juego engancha de manera irremediable y no hay nadie que haya jugado solo una partida en la misma sesión. La primera y más importante es que de las 108 cartas que hay, no hay ninguna regla de puntuación que se repita. Todas, absolutamente todas son diferentes, por lo que ninguna partida será igual que la anterior.

En el sentido más estricto del azar, el hecho de que sea tu turno o no cuando se revele una nueva carta de puntuación, va hacer que las combinaciones siempre sean diferentes, así que por ese lado tiene todos mis respetos.

El otro punto es que el juego se adapta y reconfigura en función del número de jugadores, con lo que habrá que quitar cierto número de verduras según la cantidad de jugadores que haya en la partida. Esto hace que, más o menos, o unas u otras cartas de puntuación desaparezcan o intervengan, así que, un punto más para la rejugabilidad.

El hecho de que todo el mundo pueda ir viendo de manera fácil que es lo que tiene cada jugador y por lo que va a puntuar, así que será fácil poder evitar que el siguiente pueda coger algo que le interesa, decisión que muchas veces es importante porque no siempre deberemos coger lo que más nos interese, si no lo que más le convenga a otro jugador para que no se lo pueda llevar.

Formato de lata para contener un juego en pequeño formato y fácil de transportar que se puede jugar en cualquier lado, pero que al final, acaba ocupando un lugar relativamente grande debido al despliegue de cartas. Se explica en 3 minutos y se juega en nada.

Nosotros lo recomendamos encarecidamente y de hecho ya lo hemos regalado hasta en 3 ocasiones. No os lo perdáis.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.