Hoy descubrimos… Carcassonne Cazadores y recolectores

La ocupación de las tierras y coger suministros y víveres es esencial para la supervivencia de nuestra tribu. Deberemos recorrer bosques, ríos y praderas en busca de alimento. Pero ojo, porque no somos los únicos, y la comida escasea en según que épocas del año. Hoy descubrimos… Carcassonne Cazadores y recolectores.

Autor: Klaus-Jürgen Wrede, Bernd Brunnhofer

Arte: Marcel Gröber, Chris Quilliams, Johann Rüttinger

Editorial: Devir Iberia

Contenido de la caja:

En Carcassonne Cazadores y recolectores tendremos que ir colocando losetas a la vez que los jugadores pondrán a sus seguidores para ir reclamando sus terrenos. Conforme vayan cerrando bosques y ríos irán puntuando.

Hasta aqui podemos reconocer perfectamente el objetivo de Carcassonne, el juego base. Pero en esta edición veremos unas diferencias que aunque ligeras, aportan un toque diferente en la puntuación.

El turno de juego que lleva a cabo un jugador es coger una loseta, colocarla atendiendo a las reglas normales de Carcassonne, colocar a un trabajador y puntuar en el caso de que se dispare una puntuación. En Cazadores y recolectores las zonas puntuables son:

  • Rios y lagos

Aquí cambiamos los famosos caminos por ríos. En este caso, el nacimiento y el final de un rio puede contener diversos tramos de agua y de lago. Cada tramo entre lago y lago es un rio, y todo el recorrido se le denomina sistema fluvial.

En un tramo de agua podemos colocar un seguidor siempre y cuando no haya ya otro colocado de otro jugador. También podemos colocar una cabaña, que en este caso no tendremos en cuenta si ya hay más seguidores de cualquier color. La puntuación de los seguidores puntúan 1 punto por cada tramo del rio incluidos los lagos y los peces que haya en ellos. Las cabañas se puntúan al final de la partida y cuentan para las mayorías de los sistemas fluviales.

  • Bosques

Las ciudades han sido cambiadas por bosques y funcionan de la misma manera. La única diferencia es que cuando se cierra un bosque, después de la puntuación se comprueba si hay alguna loseta con algún menhir. En el caso de que así sea, el jugador que ha puntuado robará una loseta de la pila de losetas de menhir y la colocará, teniendo así la oportunidad de puntuar otra vez.

  • Praderas

Las praderas en este juego funcionan como las granjas en el juego normal. Se coloca a un seguidor y se mantiene ahí hasta el final de la partida. La única diferencia es que al final de la partida el jugador que puntúa cada zona también puntuará por los animales que ahí se encuentran. La salvedad es que por cada tigre diente de sable, se elimina un ciervo, que se marcará con las fichas de anulación para hacer más fácil la visualización de los puntos.

Al final de la partida, el jugador que mas puntos tenga en el tablero de puntuación será el ganador indiscutible y su tribu será la que se quede con el terreno.

Opinión del juego:

En Carcassonne Cazadores y recolectores encontramos un juego nuevo de la franquicia del archiconocido Carcassonne pero con algún detalle diferente que hace que tengamos que estar atentos a alguna cosa más a la hora de puntuar.

Bueno, realmente nuevo no es, porque es un juego que ya se publicó allá por el año 2002 pero que hasta 18 años después no se ha vuelto tener disponible en las tiendas. De hecho no es una reimpresión como tal si no que alguna cosita a nivel mecánico se ha cambiado.

En esencia, yo me atrevería a decir que es el más parecido al original de los Carcassonnes que se publican como stand alones. Se reconoce perfectamente nada más leer el manual por primera vez, y si bien todos estos juegos que van por separado tienen una misma raíz, hay alguno que se separa más del original.

Pero para mi, que ya me he declarado fan del juego en múltiples ocasiones porque fue el que me descubrió todo el mundo de los juegos modernos, no me molesta en absoluto que se parezca. Lo podría llegar a comparar como un Carcassonne original base más una expansión, así que me funciona perfectamente.

Y como perfectamente funciona a cualquier número de jugadores (igual que el original). No hay fallo en ese aspecto. Sigue siendo un gran exponente de esos títulos que se ven inalterados aún cambiando el número de jugadores alrededor de la mesa. Ni cambios en las reglas, ni cambios de puntuación, ni cambios en la utilización de componentes. Nada. Te aprendes las reglas y se aplica el reglamento igual para 2 jugadores que para 4.

Y esto me encanta. Me encanta que sea Carcassonne. Otro tema, si, pero Carcassonne. A todos los amantes del juego les va a gustar porque el sabor es el mismo pero con un girito que lo hace un poco diferente.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.