Hoy descubrimos… Rey Paparajote

La región de Murcia se ve amenazada y no podemos permitirlo. Tendremos que defender los territorios con la propia vida si hace falta. Y para ello vamos a valernos de las más disparatadas criaturas que encontremos. Si, va a ser una locura, pero, acho, estamos aqui para eso. Hoy descubrimos… Rey Paparajote.

Autor: Jesús Guillén

Arte: Ana Marco

Editorial: Rocket Lemon Games

En Rey Paparajote los jugadores tendrán que llegar a tener 4 puntos de victoria que irán ganando con las localizaciones que tengan en su zona de juego. Pero para conseguirlos, tendrán que robarlos de los mazos, o bien conquistarlos del resto de jugadores. Pero no va a ser fácil, puesto que para llevarte un territorio que esté defendido, antes habrá una lucha encarnizada, que o bien puede ser entre los propios contendientes, o bien alguien puede recibir ayuda externa «voluntaria» y desinteresada. Veamos como va un poco más en profundidad

En el turno de un jugador éste deberá llevar a cabo las siguientes fases:

1.- Robar una carta:

El jugador roba una carta de uno de los mazos, el que quiera. Hay dos mazos de robo: el azul y el rojo. En el mazo azul se encuentran las cartas de territorio y las cartas especiales, y en el mazo rojo las cartas de criatura.

Las cartas de territorio se ponen en el mostrador de cada jugador, que es digamos su zona de juego. Estas cartas van bocabajo, pero si se consiguen conquistándolas, se ponen bocarriba. Para defenderlas del expolio extraño, se pueden defender con cartas de criatura, ya que en ocasiones los territorios tienen habilidades que nos interesan, y sobretodo, los ansiados puntos de victoria.

2.- Acción:

En esta fase solo se puede hacer una de las dos acciones siguientes: jugar una carta de criatura, o jugar una carta especial. Ambas acciones se realizan con cartas que tengamos en la mano.

Las cartas especiales son cartas que nos dan unas habilidades ventajosas. Si encontramos que tienen un rayo en el centro de la carta quiere decir que esas las podremos jugar sin coste de acción y que además pueden ser jugadas en el turno de otro jugador para, por ejemplo, apoyar o no en una batalla.

Si se juega una carta de criatura en esta fase es porque queremos conquistar el territorio de otro jugador y para ello habrá una batalla siempre y cuando el territorio del oponente esté protegido. Básicamente en la batalla se comparan los puntos de poder, y el que tenga más, gana el territorio. Si el atacante gana, ambas criaturas van al cementerio, y si gana el defensor, solo va al cementerio la criatura del del atacante. En caso de empate, ambas criaturas, y el territorio atacado no se mueve del sitio.

Cuando un jugador consigue destruir una criatura, gana las cartas que marcan los iconos rojos, azul y blanco si tienen, y esto quiere decir que puede robar una carta del mazo azul, rojo o del que elija si es blanco.

3.- Defensa:

En esta fase los jugadores podrán bajar cartas de criatura de su mano para ponerlas en modo de defensa delante de los territorios que tengas sin defender. Ojo, porque estas cartas se colocan en este momento bocabajo y se mantienen así hasta que son atacadas o enviadas al cementerio. Nunca volverán a la mano del jugador (excepto si una carta especial lo permite) y si que se podrán reubicar entre los territorios del mostrador.

Lo importante a tener en cuenta es que un territorio solo puede ser defendido por una criatura.

4.- Limosna:

Si no jugaste ninguna acción en la fase 2.- Acción, entonces puedes robar una carta de cualquiera de los mazos. Si al robar una carta consigues el último punto que te faltaba, no ganas la partida hasta el turno siguiente

Después de realizar estas 4 fases, el jugador tendrá que descartar el exceso de cartas que le puedan quedar en la mano y quedarse con un máximo de 8.

Cuando un jugador ha conseguido 4 puntos de victoria, se proclama vencedor y conquistador oficial de Murcia.

Opinión del juego:

En Rey Paparajote tendremos que conquistar territorios para intentar conseguir los que tengan puntos de victoria. Para ello, o bine los robaremos del mazo, o bien batallaremos para conseguir los de otro jugador. Pondremos a defender con nuestras criaturas y también las usaremos para atacar a los demás. Y todo desde un punto de vista murcianico. Veamos que nos ha parecido.

Lo primero que nos llamó la atención fue el nombre. ¿Paparajote? ¿Que es eso? Te acercas al juego y descubres que es algo de Murcia, así que amigo, ya hemos caído. Es un juego de cartas de los que me gustan: bajas cartas, las defiendes, atacas con otras y todo desde un punto de vista desenfadado.

Nada de criaturas mitológicas ni grandes hechizos de poder para ver unos paisajes de otros mundos. Estamos en Murcia! y todo lo que vamos a ver y leer son paisajes relaciones, gastronomía, personajes ilustres y como no, los paparajotes.

Pero más allá de eso, que para mí ya sabéis que el tema es muy importante en los juegos, detrás de todo esto hay juego. Si señor, y un señor juego. Un juego con unas reglas sencillísimas que no tardas mas de 5 minutos en explicar, que da unas partidas de 30 minutos donde ese estás dispuesto a reírte y disfrutar, te lo vas a pasar en grande.

Se juega con la mente de los demás. ¿Por qué habrá dejado ese territorio sin defender? Puede ser que no sea valioso, o puede ser una estrategia para que yo piense que no es valioso y que en realidad contenga puntos de victoria. ¿Y esa criatura como de fuerte será? Quizá vale la pena entrar en esa batalla, pero claro, quizá no y pierdo a mi criatura.

Interacción asegurada porque los demás jugadores pueden jugar cartas de acción instantáneas en el turno de otro para apoyar en batallas y eso hace que se forjen lazos de odio que se van a poder cobrar durante la partida.

Es sencillamente un juego magnífico. La manera perfecta de atraer al público hacia la gastronomía y la cultura popular de una región que yo, personalmente, quiero y adoro porque tengo y tuve grandes amigos.

Solo os puedo decir que os acerquéis a comprarlo y jugarlo, porque vale muchísimo la pena. Y por cierto, a estas alturas te preguntarás por qué no he dicho en ningún momento que es un paparajote. Pues bien, si quieres saberlo, hazte con una copia. Lleva cuidao.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + nueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.