Hoy descubrimos… Pócimas y Brebajes

Garganta de tritón… Cola de hurón… Un poquito de diente de mandrágora y una pizca de sal. Creo que esto es perfecto para el próximo dia de feria y curar las verrugas en la espalda. Tengo que recordar bien las cantidades o todo puede salir realmente mal. Y las consecuencias pueden ser tremendas. Hoy descubrimos… Pócimas y Brebajes.

Autor: Wolfgang Warsch

Arte: Dennis Lohausen, Wolfgang Warsch

Editorial: Devir Iberia

En Pócimas y Brebajes nos pondremos en la piel de matasanos de feria que tratarán de hacer las mejores pócimas con los mejores ingredientes.

Los jugadores tendrán que ir rellenando un caldero con las pizcas de ingredientes que van a ir sacando de su bolsa. La partida se jugará en 9 rondas donde se irá forzando la suerte hasta obtener la mejor pócima antes de pasarse y que la marmita salte por los aires. Veamos como funciona esto.

Los jugadores empiezan la partida con unas pizcas de unos colores y valores determinados. En el juego, las pizcas de colores son positivas, pero las blancas siempre serán negativas. En el momento en que se sacan blancas cuya suma sea mayor que 7, la marmita explota y el jugador no puede seguir sacando.

Cada color tiene unas habilidades que, o bien se ejecutan al sacarla de la bolsa, o bien en el momento que indique el libro, que es el manual de uso de cada ingrediente. En cada partida se establecen que libros y de que «nivel», ya que cada uno de los colores tiene 4 niveles o categorías que lo marca el número de marcapáginas que tiene.

Cuando todos los jugadores han decidido dejar de sacar ingredientes de la bolsa o porque han explotado las marmitas, se termina la fase y se pasa a la siguiente fase.

El hueco vacío inmediatamente siguiente a la última pizca colocada será la que cada jugador tendrá que evaluar. Cada uno de estos huecos se compone de un número en la burbuja que indica el número de monedas de las que el jugador dispone para comprar, y un número en cuadrado que indica el número de puntos de victoria que se suma por haber llegado hasta ahí.

La fase de evaluación se divide tal y cómo especifica el tablero y en el orden que está representado. Esta es la fase que hace aumentar la bolsa a cada ronda que va pasando. Es importante remarcar que por no haber tenido cuidado y que haya explotado el caldero, el jugador tendrá una penalización, y es que, o suma PVs o compra pizcas nuevas, pero no ambas.

Una de las bonificaciones que se van obteniendo son los rubíes y el movimiento de las gotas. Con los rubíes se pueden comprar rellenos del vial, que es la pieza que nos permite tener un rewind en el caso de sacar una pizca que nos hiciese explotar, o bien nos permitirá mover el marcador de gota.

La gota permite que los jugadores empiecen a colocar pizcas de la bolsa a partir de ahí, que es la única manera de que cada vez se pueda llegar más lejos y obtener más monedas y más PVs.

Pero no es la única, porque también la ficha de ratas ayuda a que los jugadores que van más retrasados no se queden descolgados, lo que compensará la ventaja que puedan sacar los primeros jugadores.

Después de 9 rondas de juego, se valora cual es el jugador que más puntos de victoria y se establece como ganador.

Cuando los jugadores hayan jugado varias partidas, le pueden dar la vuelta a los calderos y jugar por el otro lado, la cual enseña una fila de probetas. En el momento en que a un jugador le toque mover la ficha de gota, podrá mover la que está en el centro del caldero o la que se ha puesto al principio de la fila, y si decide ésta, obtendrá la bonificación que allí se indique.

Opinión del juego:

Hoy tenemos frente a nosotros un juego multisolitario con un mecánica de push your luck con un nivel de azar muy grande. A partir de aqui, y con estas dos premisas, si no te gustan los juegos de este tipo te lo digo ya: no es tu juego.

Si por el contrario disfrutas con la tensión de forzar la suerte, con el conteo y porcentaje de acierto que tienes en cada intento. Si disfrutas no solo con tu jugada si no también en la de las demás, y además te gusta montarte tu propio chiringuito e irlo avanzando con un reglamento sencillo y con pocas variaciones, Pócimas y Brebajes es tu juego sin duda alguna.

Que importante es darle partidas a un juego antes de poder emitir un juicio de si te gusta o no con total claridad. Recuerdo que la primera vez que lo jugué y acabó la partida supe que no lo iba a jugar más porque tenia un azar muy grande. Pero le di una segunda oportunidad, y una tercera y cuarta, y tengo que decir que estoy encantando.

No solo el azar me parece mitigable irremediablemente con la compra de pizcas, si no que además puedes ir decidiendo cuales son las que mas te interesan para avanzar, intentando que comben las diferentes características de los libros.

Porque este es otro punto a favor del juego, la cantidad de posibilidades de configuraciones que se pueden llegar a dar. Y por si eso fuese poco, ofrece una variante de juego simplemente girando el caldero y obteniendo una decisión más.

Por último, en cada ronda saldrá una carta de pitonisa que ofrecerá una acción que modificará un poquito una ronda de otra, y lo más importante es que con la cantidad de cartas que hay, podrá no repetirse la misma combinación de una partida a otra.

Un euro medio muy sencillo de aprender, con partidas rápidas que no llegan a la hora y que sale muy fácil a la mesa. Setup rápido si se guarda bien en las bolsas que la propia caja trae y que yo siempre agradezco. En fin, que mientras haya títulos de este tipo en mi ludoteca, no faltará la diversión ni las ganas de sentarse alrededor de una mesa a compartir una buena tarde de risas.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.