Hoy descubrimos… Holi: Festival de colores

Si puede haber una fiesta en el mundo con más colorido y alegría, posiblemente sea la que nos ocupa. Cada primavera se celebra en la India un evento donde todo el mundo acaba lleno de colores en el cuerpo, risas, y sobretodo mucho bienestar para el alma y corazón. ¿Te apuntas? Hoy descubrimos… Holi: Festival de colores

Autor: Julio E. Nazario

Arte: Vincent Dutrait

Editorial: Devir Iberia

En Holi nos pondremos en la piel de 4 participantes a tan alegre fiesta en la que tendremos que intentar rellenar todo el suelo con nuestro color definido. Además, cuanto más logremos manchar al resto de jugadores más puntuación tendremos. Todo esto lo haremos en un tablero 3D de 3 pisos en el que iremos subiendo. Vamos a ver cómo funciona todo esto.

El tablero son 3 pisos que contienen una matriz de 6×6 en cada uno, por donde nos iremos moviendo por toda la partida. En estos pisos hay unas piezas de caramelos que los jugadores podrán coger para pujar por una de las formas de puntuación que ofrece el juego. Estas piezas de caramelos iremos cogiéndolas y sacándolas del tablero para ponerlas en nuestra zona de juego.

Pero lo más importante viene ahora: las fichas de color. Básicamente la partida se divide en rondas donde los jugadores irán haciendo 1, 2, o 3 acciones de las 3 disponibles que tiene. La única restricción que tienen es que no pueden repetir la acción.

Lanzar color:

Esta acción es de carácter obligatorio y core del juego. Los jugadores tienen un mazo de cartas con patrones de color y un pool de fichas de color que son las que irán colocando.

El jugador juega una carta de color BOCARRIBA y colocará fichas de su color en la forma que corresponda con la carta, siempre teniendo en cuenta que una de los espacios de color tiene que ser el que ocupe su figura. En ocasiones, hay cartas que contienen una flor, y eso obliga a que la pieza de personaje esté ahí.

Al poner las fichas de color, si una de ellas cae encima de otra figura de personaje, esta pasará a su reserva de fichas (y se da un punto directo al jugador que ha manchado). Si no, se quedará en el tablero, siempre y cuando sea en el primer nivel.

Si el jugador juega la carta BOCABAJO, le permitirá poner una ficha de color donde quiera en el piso donde esté su pieza de personaje.

Moverse:

El jugador podrá moverse a cualquier espacio legal del piso donde se encuentre, y eso es, que no haya otra pieza de personaje ahí. Si se coloca en un espacio donde haya una ficha de caramelo, se la queda. Si se pone en un espacio donde haya una pieza de color, se la queda. Si el espacio está vacío, no pasa nada.

Subir:

En el momento en que un jugador esté rodeado ortogonalmente por fichas de colores, puede optar por subir de piso. En ese caso, se colocará en el mismo sitio exactamente pero en un piso superior. La forma de jugar en todos los pisos es la misma, pero conforme vaya subiendo de nivel, la puntuación obtenida en la colocación de las fichas de caramelos es mayor. 1, 2 y 3 putos al final de la partida por estar en los pisos, 0, 1 y 2.

Hay una particularidad, y es que si en un piso que no sea el 0, un jugador coloca una ficha de color, hay que ver que hay en el piso inferior para evaluar si la ficha se queda en ese piso o cae al inmediatamente inferior.

Si justo debajo, hay una ficha de color, se queda en el piso. Si hay una ficha de color en el piso inferior, la pieza de color cae. Y si hay un personaje, pues le cae encima y la ficha pasa a estar en su reserva.

Además de estas reglas, el juego contiene unas cartas de rivalidad que aportan nuevas reglas o variantes de puntuación. Esto ayuda a que, aparte de que el juego tiene muchas más rejugabilidad, aumentar o disminuir la dificultad del juego, ya que cuantas más cartas de regla pongas, mas complicado se vuelve.

En el momento en que un jugador no puede poner fichas de color o no le quedan cartas de color que jugar, se termina la partida para él, y sigue jugando el resto de jugadores. Cuando todos han terminado, se acaba la partida.

Opinión del juego:

Holi es un juego abstracto de colocación de fichas por patrones con unas reglas de puntuación estipuladas que hacen que la estrategia a definir sea concreta. Es cierto solo hay 3 acciones a llevar a cabo en cada ronda de juego, pero estas acciones son las justas y necesarias para que un juego de este tipo funcione tan bien de esta manera.

Tenemos una regla de movimiento, una de colocación de fichas y otra para poder subir de piso. Es únicamente lo que necesitamos, con lo que la explicación y comprensión de reglas se vuelve muy sencillo y agradable. Partidas de 30 minutos donde te preocupas de optimizar las acciones para puntuar lo mejor que puedas en cada ronda.

Hay una parte estratégica que es la que mas me gusta del juego, que es la de saber ver en que momento subir de piso para aprovechar que haya personajes que todavía están abajo, aprovechar las piezas de colores inferiores para sumar más puntos en los superiores, etc. Pero claro, no puedes subir demasiado pronto o te dejarás caramelos sin coger, fichas sin colocar en el piso en el que estás, y sobretodo, puede que haya más lluvia de piezas de las que te gustaría, y eso hace no ganar todos los puntos que podrías.

Es un juego familiar sin duda alguna, de corte sencillo, con una producción espectacular. Un tablero en 3D que nos obliga a tener una capacidad de observación espacial pero que incluso eso tiene una ayuda en el juego, y es que cada tablero tiene los bordes definidos con letras y números para una mejor ubicación. No hay elemento del juego que no puedas decir que no es bonito o que no transmita justamente lo que quiere representar: elementos de la India, colores del festival, alegría… No sé, podría decir que es una producción excelsa para este tipo de juegos y a quien van dirigido.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + 17 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.