Hoy descubrimos… Schotten Totten

Escocia, ese idílico lugar que se disfruta por demás cuando la primavera toca con sus rayos de Sol las briznas de hierba y disfrutas de la soledad. Pero ya tienen que venir los aldeanos vecinos a decir que ese territorio es suyo… Siempre igual! Pues mira, esta vez, no lo van a conseguir. ¡Es la guerra! Hoy descubrimos… Schotten Totten.

Autor: Reiner Knizia

Arte: Dorien Boekhorst, Jean-Baptiste Reynaud, Bärbel Skarabelo

Editorial: TCG Factory

En Schotten Totten los dos jugadores pugnarán por conseguir las piedras que conforman la frontera entre las dos mitades. A ambos lados de cada una de las piedras, los jugadores irán poniendo luchadores de las diferentes tribus para intentar ganar en poder a la formación que se haga en el otro lado.

La intención de ambos jugadores es poder hacerse con el control de 5 piedras cualesquiera o 3 piedras consecutivas. Para ello, los jugadores jugarán una carta de su mano frente a una de las piedras en su mitad, y robarán una carta.

Cada una de estas cartas formará parte de una formación de 3 cartas que tendrá un valor y un poder en función de cómo se combinen. Estas combinaciones tienen un valor unas por encima de otras, y son las que conocemos como las típicas jugadas de póker. Los jugadores tendrán que contar muy bien las cartas que tienen en su mano, las que hay en la mesa y las que posiblemente estén en la mano del otro jugador o incluso en el mazo.

Como decía, los jugadores van poniendo cartas por turnos y robando del mazo. Si no se acaba la partida por una de las dos condiciones anteriormente nombras, los jugadores seguirán jugando aunque el mazo se agote. La única condición es que antes de reclamar una piedra, en ella tienen que haber 3 cartas a cada lado.

Es cierto que se puede dar el caso que matemáticamente sea imposible ganar a la formación que ha colocado un jugador frente a una piedra, con lo cual, solo en ese caso, se puede reclamar una piedra antes. Y esto se hace demostrando y contando el por qué de la teoría, explicando las cartas que hay jugadas y las que un jugador puede tener, además de demostrar que aún con las que él no ve, no se puede ganar.

Hablando de las formaciones, los jugadores pueden optar desde la formación más débil, que es la suma de la 3 cartas, hasta una escalera de color. En medio, tienen opciones como, una escalera, color, y trío. En el caso de que ambas formaciones a un lado y otro de la piedra sean del mismo tipo, se evaluará cual de ellas tiene la combinación de cartas más alta. En caso de empate, ninguno de los dos jugadores podrá reclamar la piedra.

Si esto puede parecer poco, el juego trae unas cartas para aplicar una variante y hacer así la partida un poco más complicada y que ofrezca un reto mayor. Estas cartas son las cartas de táctica, y hay de diferente tipos.

Mecánicamente, cuando un jugador tiene que robar al final de su turno, o lo hace del mazo de cartas normales o del mazo de cartas de táctica. Y a la hora de jugar, puede jugar una carta de táctica.

La manera de jugarlas dependerá del tipo de carta. Hay que cartas que se juegan en las formaciones o bien se juega encima de las piedras. Encontramos cartas de comodín, cartas de tropa por valor 7, cartas en la que el jugador elige el valor entre 1, 2 o 3, etc.

La partida va sucediéndose ronda tras ronda mientras no se cumplan las condiciones de victoria que antes comentaba. El mazo de cartas (o mazos si se juega con la versión táctica) se irá agotando y jugarán hasta que se acaben sus manos.

El jugador que consiga la victoria se llevará el poder para definir sus fronteras, además de proclamarse vencedor entre los clanes escoceses.

Opinión del juego:

hoy nos encontramos ante un juego sencillo para 2 jugadores del famoso creador Reiner Knizia. Un juego que estéticamente ha tenido un lavado de cara y una reedición con un arte precioso, muy simpático y unos componentes espectaculares.

La calidad de este tipo de juegos en la producción es innegable. Unas cartas con un gramaje estupendo y un tacto maravilloso, aunque como yo no quiero que se me estropeen ni que venga nadie a casa y me las pueda estropear, son carne de cañón para llevar fundas.

La caja es de esas que valen la pena. Duras, bonitas, pequeñas y contenidas. Unas losetas de piedra gruesas y siguiendo una estética que, personalmente, me encanta. Pero os digo una cosa: si hay un elemento que me parece imprescindible y que agradezco enormemente es la carta de referencia para que se pueda tener presente en todo momento los tipos de formaciones que se pueden hacer. Y es que este es mi principal problema cuando he intentado jugar a poner, que me olvido de las combinaciones, de los nombres y de la escala de valor entre ellas.

En cuanto al juego, mecánicamente es una maravilla. Es de esos reglamentos sencillos, con 2 reglas, con unas excepciones de colocación casi nulas y que facilita que te centres en lo verdaderamente importante: que el juego fluye solo y el único problema sea tu gestión.

Knizia se sacó de la manga un juego para 2 jugadores muy tenso a partir de la mitad de partida en adelante. ¿Pero eso quiere decir que la primera mitad del juego es trivial? Para nada. La primera mitad es cuando mides cada uno de los movimientos que hace tu contrincante, ves como se posiciones, y empiezas a elucubrar que estrategias pueda estar siguiendo para poner las cartas de esa determinada manera.

Y empiezas a hacer combinatorias muy locas. A desarrollar diferentes ramas de juego en tu cabeza para intentar entender y contraatacar de la mejor manera posible para que o te gane terreno para cuando empiecen a ponerse las terceras cartas en cada piedra.

Tengo que decir que yo he descubierto este juego ahora, con la edición al castellano de TCG Factory, y me encanta que nos lo hayan puesto sobre la mesa a aquellos que no llevamos más que 5 años jugando a juegos de mesa modernos y que dado el aluvión de novedades no habríamos conocido de otra manera.

Ha entrado en el Top 5 de juegos para 2 jugadores en mi casa y esto es muy complicado, porque siempre tienen que tener algo diferente para que se queden. Y este Schotten Totten lo tiene. Tiene la sencillez, la tensión, la estrategia, y el faroleo de los grande títulos. Y todo en caja pequeña. Desde aquí lo recomendamos encarecidamente.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.