Hoy descubrimos… Monasterium

Como en todos los aspectos y estratos de la sociedad, la vida eclesiástica también tiene sus pequeñas competiciones. En este caso, tendremos que posicionarnos por ser quién más prestigio tenga, y para eso nos valdremos de nuestros novicios. No todo va a ser simple, hay mucho más. Hoy descubrimos… Monasterium.

Autor: Arve D. Fühler

Arte: Dennis Lohausen

Editorial: Arrakis Games

Monasterium es un juego de gestión de dados donde tendremos que ir seleccionándolos para ejecutar acciones a lo largo de 3 años, donde cada año tiene un número determinado de rondas en función del número de jugadores. Cada ronda de juego se juega en 3 fases, que son:

1.- Fase colocación de dados

Los dados son los principales protagonistas del juego, y son los que nos van a permitir realizar las acciones. Cada jugador tiene disponibles los dados de su color además de unos dados blancos. Durante esta fase, los jugadores lanzan los dados, eligen un valor, y colocan todos los dados con ese valor en la zona del tablero principal.

Esto se irá repitiendo hasta que todos los dados de todos los jugadores se hayan colocado y se hayan ido conformando diferentes grupos de dados con el mismo valor.

2.- Fase de acción

Durante esta fase, los jugadores elegirán una de las columnas de valores de dados donde haya por lo menos un dado blanco o uno de su color, y cogerán hasta 3 dados de ahí, con la restricción adicional que no pueden coger más de 3 dados y que no puede ser del color de otro jugador.

Estos dados los usarán para hacer acciones básicas en función de lo que marque el valor. Por ejemplo, con los dados de valor 1, los jugadores pueden enviar a uno de sus novicios a un monasterio. Con el 2, coger una ficha de sopa. Con el 5, mover al mensajero por el tablero, etc.

3.- Fase de final de ronda

Es una suerte de fase de mantenimiento donde los jugadores reinician los dados blancos disponibles, vuelven a tener activa su ficha de relanzar dados y se pasa la ficha de primer jugador al siguiente jugador.

Llevar los novicios a un monasterio es una acción que desencadena otras tantas, y se realizado cogiendo un novicio de nuestro tablero y llevarlo a un monasterio permite que podamos usar la acción que acabamos de descubrir al quitar la ficha. Para poder llevar ese novicio a un determinado monasterio, nuestro mensajero deberá estar en un sitio adyacente a él, o que posteriormente ya tengamos a un novicio ahí.

Además, en función de la fila de dónde saquemos al novicio, podremos ponerlo en un sitio u otro del monasterio.

En el monasterio encontramos 3 tipos de lugares donde colocar a los novicios. Los edificios, los claustros y las capillas. Todos con unas capacidades distintas y que ofrecen unos beneficios y solicitan unos recursos distintos.

En los monasterios hay unas losetas de vidriera que los jugadores irán consiguiendo mediante las acciones que se irán colocando en sus respectivos tableros de jugador. Hay unas reglas de colocación a la hora de rellenar la vidriera, y conforme se van colocando, se van obteniendo bonificaciones.

Al inicio de la partida se sacaron unas losetas de misión que los jugadores pueden ir completando durante el transcurso de la partida y que reportarán puntos adicionales en función de en que momento de la partida se consigan. Se marcará poniendo un disco del color pertinente.

Al final del tercer año, se procede al recuento final de puntos, que consiste en:

  • Puntuar los monasterios en función de la mayoría de novicios.
  • Puntuar las capillas en función de la cantidad de monasterios en las que hay presencia.
  • Puntuar el claustro multiplicando el número de novicios en el claustro por el de novicios en la capilla por cada monasterio.
  • Puntuar los recursos sobrantes.

Opinión del juego:

Monasterium es un juego de colocación y gestión de dados para realizar acciones que nos permitirá colocar novicios en los 5 monasterios que hay representados en el tablero de juego. Tengo que decir que simplemente con que haya uso y gestión de dados, que es una mecánica que disfruto enormemente, el juego ya me llama poderosamente la atención, con lo que el interés por todo que lo rodee me suscita mucho interés.

Y es que en Monasterium me he encontrado una serie de acciones entrelazadas en las que en función del valor escogido puedes realizar un acción u otra, o que en función de donde escojas al novicio a colocar, podrás ponerlo en un sitio u otro del monasterio, pero claro, eso va a definir también la puntuación final. Aunque de nada servirá si no tienes al mensajero en el lugar adecuado para hacer la acción adecuada.

Y esto es una de las grandezas que hemos visto en el juego. Hay toda una serie de combinaciones que se van desarrollando que no engranan si un elemento no sigue un camino concreto, lo que hace que tengas que pensar y trabajar en dos planos diferentes. Creo que es el punto fuerte del juego. Es como si fuesen varios minijuegos que al final los jugadores tienen que intentar que fluyan correctamente, dejándoles a su albedrío el poder desocupar y liberar acciones individuales.

Es un juego que se disfruta mucho mas a partir de la segunda o tercera partida, porque ya tienes claro las puntuaciones, las pequeñas reglas de colocación, de costes, etc. porque además permite optimizar y tomar las decisiones de la mejor forma posible. Esto no quiere decir que el juego no sea accesible en la primera partida, pero como en esos grandes euros donde hay que pensar y optimizar, e intentar ser el primero en conseguir misiones, requiere un cierto aprendizaje.

Muy bueno. Ese seria el resumen más básico e inmediato de un juego con muchos matices. Es de esos que no les hace falta expansiones, ni elementos que aporten rejugabilidad ni nada por el estilo. Monasterium puede ser perfectamente de esos euros de gestión que se hacen clásicos y por los que no pasa el tiempo.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.