Hoy descubrimos… My City

Una nueva tierra y la promesa de construcción de un nuevo emplazamiento para que las gentes puedan desarrollarse y hacer sus vidas. A lo largo del tiempo, iremos construyendo edificios, usando los recursos necesarios y… en fin, no sé si lo puedo decir. Al fin y al cabo, son sorpresas. Hoy descubrimos… My City.

Autor: Reiner Knizia

Arte: Michael Menzel

Editorial: Devir Iberia

En My City cada jugador deberá ir rellenando un tablero personal de terreno con poliominos que representan conjuntos de edificios de 3 colores diferentes. Todos los jugadores, inicialmente, poseen un conjunto de 8 edificios diferentes en 3 colores, haciendo un total de 24 edificios.

Hay un mazo de 24 cartas que coinciden con los edificios. Estas cartas se irán sacando una a una y marcará la ficha que los jugadores tienen que colocar. Cada uno lo pondrá donde quiera en su tablero siempre respetando unas normas de colocación.

 

El tablero está dividido por un rio que en ningún momento podrá atravesar ningún edificio. Además, marca la colocación de la primera ficha en cada partida. Se podrá construir a ambos lados y los edificios a un lado y otro tendrán adyacencia entre ellos.

Además, hay unas casillas de bosque que no se podrán tapar ni se podrá construir encima. Para ello, están las casillas verde claro donde si podremos colocar los edictos. Lo particular es que hay casillas de este tipo donde hay árboles y piedras en algunos casos. Si tapamos piedras, nos beneficia, y si tapamos árboles nos perjudica.

Todo esto quedaría muy simple si se quedara aquí, pero lo interesante de My City viene en la campaña que trae el juego. Una campaña de 24 partidas divididas en 8 capítulos de 3 partidas cada una.

Estos capítulos vienen en sobres donde encontraremos elementos que irán modificando ciertos aspectos del juego como los tableros, las fichas personales, formas de puntuación y nuevos componentes.

Al final de cada partida, a los jugadores se les otorgan unos puntos que irán marcando en un marcador y que se irán incrementando a lo largo de las 24 partidas.

Poco puedo decir de todos esos componentes, pero si que puedo decir que cada uno de estos capítulos está tematizado con los elementos que trae dentro. Esto garantiza una experiencia de partida siempre diferente.

Aparte de la campaña (o cuando se acabe), los jugadores pueden dar la vuelta a sus tableros donde encontrarán un tablero de partida normal, la cual recomiendan jugar solo si has alcanzado cierto capítulo del juego para tener toda la información y todas las reglas para entender como se juega. Es decir, una vez se hubiese acabado la campaña, se puede seguir disfrutando de My City sin problema.

Opinión del juego:

My City es un juego que versa sobre la construcción de una ciudad, donde cada jugador podrá desarrollar como mejor quiera siempre dentro de un margen de reglas de colocación.

Pero no puedo aguantarme más y retrasarme en explicar las bondades del juego y por lo que lo han hecho tan especial: su campaña. 24 partidas donde ninguna es igual. Y es que solo por el simple hecho de que las fichas van apareciendo de forma aleatoria mediante el mazo de cartas, ya hace que tengas que adaptar la estrategia a la construcción para optimizar y adaptarte a la puntuación que tenemos que conseguir.

Como decía, no solo eso. La apertura de cada sobre nos va a sorprender. Vamos a tener que poner pegatinas en el tablero que hará que cada jugador vaya conformando un tablero diferente, e irá obteniendo elementos en función de la posición que tenga al finalizar una partida. Cosas que pueden parecer triviales, a lo mejor más adelante pueden servir para dar un golpe de ayuda. Nada es vacuo, y todo bien gestionado puede beneficiar al jugador.

Una de las cosas maravillosas del juego es que las partidas duran unos 20-25 minutos, y por lo tanto es muy fácil encadenar 3 partidas seguidas, haciendo un capítulo en cada sesión de juego. Pero como engancha muchísimo, muchas veces no te puedes resistir y acabas abriendo otro sobre para que sorpresas incorpora.

Tengo que decir que es la campaña que menos me ha costado acabar. Que es muy fácil acabarla y que tenga una sensación de querer más y más. Nosotros la hemos acabado y viendo la progresión veo todo lo que ha cambiado, todas las ayudas que da para que recuerdes las condiciones de puntuación de cada partida y no te olvides nada.

Eso si, no siempre podrás ir a todo, y muchas veces tendrás que elegir que es lo mejor a lo que puedes optar. Porque no todo lo que ves en el tablero será siempre así, así que tendrás que adaptarte. Irás añadiendo cosas que modificarán buena parte del tablero, y que nos ha encantado.

My City simplemente me parece una genialidad y un acierto para jugar en familia, a 2, 3 o 4 jugadores. Nosotros lo hemos jugador a 2, y tiene mecanismos para que todo el mundo ponga pegatinas y tenga esas modificaciones, no solo el ganador de cada partida.

En definitiva, un juego que recomendamos encarecidamente y que por el precio que tiene y las partidas que aporta, sale muy barato.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − once =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.