Hoy descubrimos… Mandala stones

Los Mandalas son esos dibujos que siguen unos patrones de diseño y que tienen una belleza propia de su arquitectura repetitiva y casi caleidoscópica. Además, aportan tranquilidad a la hora de irlos rellenando de color en el momento de su confección. Relájate, y disfruta. Hoy descubrimos… Mandala stones.

Autor: Filip Głowacz

Arte: Zbigniew Umgelter

Editorial: TCG Factory

Mandala stones es un juego de reglas sencillas donde los jugadores deberán ir cogiendo piedras de un tablero central y común para llevárselos a sus propios tableros. Influirá mucho el orden en que cojamos las piedras y donde las pongamos, ya que a la hora de querer puntuar, tendremos en cuenta varios factores que permitirán que podamos desarrollar nuestra estrategia a corto plazo.

Veamos más en profundidad cómo funciona esto.

Podríamos empezar casi por presentar el tablero donde se encuentran todos los mandalas. Este tablero se prepara creando pilas de 4 piedras a lo largo y ancho de él. Además, entra en juego la figura del artista, que no es ni mas ni menos que 4 tokens negros que aunque parezcan iguales, dos tienen un diseño, y los otros dos tienen otro.

Y es que estos dos diseños están impresos en todas y cada una de las piedras, con lo que la mitad de las piedras coinciden con 2 artistas, y la otra mitad coincide con el diseño de los otros 2.

En el turno del jugador, deberá decidir si recolecta o si puntúa. Evidentemente, para poder puntuar, el jugador tiene que tener piedras en su tablero personal, con lo que la primera de las acciones que hará un jugador será recolectar.

  • Recolectar:

El jugador mueve uno delos 4 artistas que hay en tablero para finalmente quedar entre 4 pilares de piedras. Justo en ese momento, podrá coger la pieza superior de cada pilar que coincida con el diseño del artista elegido. La única restricción es que no podrá coger piedras si al otro lado de la pila ya hay otro artista.

Es importante el orden en el que se elijan las piedras, porque será el orden que habrá que mantener en la colocación posterior en el tablero.

  • Puntuar:

Al recolectar, los jugadores ponen la pila de piedras que han cogido en alguna de sus columnas disponibles, con lo que a la hora de puntuar deberán seguir una serie de pasos.

El primero de todos es elegir si puntuar por color o por cualquier piedra superior. Si puntúan por color, deben elegir uno que esté presente en la piedra superior de por lo menos 2 de las torres. Esto permitirá que pueda puntuar todas las torres que tengan ese color, indiferentemente de dónde se encuentre la torre.

Cada lugar del tablero personal tiene una forma de puntuar diferente. Puede ser por la suma de diferentes alturas en el total de torres, o la suma de los puntos que dan los diferentes niveles de una torre, etc. Sea como sea, lo que interesa es habilitar la mayor cantidad posible de formas de puntuar.

Si se puntúa por la piedra superior de las torres, el jugador elige cuantas quiere retirar y sumar 1 punto por cada una de ellas.

Una vez puntuado, sea de la forma que sea, y marcados estos puntos en el tablero general, las piedras superiores de las torres del color elegido, se colocan en el tablero de mandalas, y se va rellenando el camino. Si durante este paso se tapa alguna puntuación extra también se suman puntos al jugador.

La partida finalizará cuando, al colocar piedras en el tablero de mandalas, se llegue o se pase el espacio que marca el número de jugadores que componen la partida. Es en ese momento cuando los jugadores revelan sus objetivos secretos y ven si han conseguido esa puntuación extra o no, lo que puede hacer cambiar el orden de puntos final.

El jugador que mayor puntuación haya conseguido será el ganador final de la partida.

Opinión del juego:

Mandala stones es un juego familiar y de reglamento sencillo, como apuntábamos al principio, en el que los jugadores irán recolectando piedras bajo unas condiciones específicas, y colocarlas en los tableros de los jugadores para luego puntuar.

Lo principal que llama la atención del juego es la puesta en mesa de todas esas pilas de fichas de baquelita, donde sin un tema aparente, se antoja un juego totalmente abstracto de todas todas. Y es que precisamente, en la simpleza de reglamento y de componentes está lo que a mi me parece que tiene que ser un gran juego abstracto.

En el primer turno que realizas en el juego ya te das cuenta que las decisiones y la visión a varios turnos vista será necesaria para preparar tu estrategia de puntuación intermedia. Tendrás que calcular donde pones a que artista para conseguir las piedras que necesites, y que además, se cree una torre que contenga cierto color, pero sin olvidar por qué pila vas a empezar a coger para que la piedra que te interese que quede como superior quede correctamente.

Esto es Mandala Stone. Y eso es quizá lo que más me gusta de este juego.

Todo se podría reducir a esa decisión, lo cual nos puede llevar a pensar que es sencillo. El problema viene cuando te das cuenta que no puedes (o es muy difícil) tomar una decisión hasta que no llega tu turno, porque no ves los diseños de las piedras que no están encima, o que no sabes cuales van a ser las elecciones de los demás jugadores y que piedras van a decidir coger.

Como decía, una producción muy vistosa debido a las fichas de baquelita. Un grafismo muy adecuado para mostrar lo que quiere reflejar el tema, y solo un pero en cuanto a componentes. Hecho de menos que los tableros de los jugadores sean rdel mismo grosor que el resto de tableros y no unas cartulinas. Pero tampoco puedo quejarme porque el juego tiene un precio realmente muy competente en las tiendas para ser una caja tipo Catan y teniendo en cuenta los precios que se barajan hoy en día.

Apto para jugar con toda la familia y para una partida suelta donde te apetece sacar algo sin tema pero con el suficiente nivel de decisión abstracta que te deje con un buen sabor de boda.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 12 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.