Hoy descubrimos… Sticky chameleons

Los camaleones son famosos por su vista, por la capacidad de camuflaje y por la velocidad de su lengua. Y nosotros tenemos la oportunidad de ponernos en su piel… sea cual sea el color. Hoy descubrimos… Sticky Chameleons.

Autor: Cédric Barbé, Théo Rivière

Arte: Rémy Tornior

Editorial: TCG Factory

Hoy traemos un juego para los más pequeños. Para que se diviertan y hagan el loco en la mesa y puedan disfrutar alrededor de una juego de mesa.

En Sticky Chameleons nos ponemos en la piel de camaleones que tendrán que intentar atrapar aquel insecto más apetitoso en cada una de las rondas. De entre todos los que haya en la mesa, encontraremos uno que es especial. Ese insecto es el que a la voz de ya, todos tendremos que intentar atrapar.

En el juego tenemos 6 tipos diferentes de insectos de 6 diferentes colores, repartidos por toda la mesa. Y de entre todos, los jugadores tendrán que ver cuál es el que necesitan cazar para ganar puntos.

Al principio de cada ronda, un jugador tira los dos dados, lo que nos dará un tipo de insecto y un color concreto. Ese es el insecto más apetecible y por el que tendremos que competir. Así que a la voz de ya, todos los jugadores lanzarán sus lenguas de camaleón hacia el insecto adecuado. Intentarán cazarlo y traerlo a su sitio.

El jugador que consiga cazarlo ganará 1 ficha de apetito. En el momento en que un jugador caza el insecto, se acaba la ronda, se devuelve la ficha al centro de la mesa y se empezará una nueva ronda.

Pero no todo es fácil, ni todo será sencillo. En el momento en que se caza al insecto, la ronda no acaba, y los demás camaleones pueden seguir intentando robarte la presa de la misma lengua.

Además, entre todos los insectos que hay en la mesa, encontraremos a las avispas, que lo que harán será quitarnos la posibilidad de ganar esa ficha de apetito aunque hayamos cazado al insecto que buscábamos.

En el momento en que un jugador consiga hacerse con 5 fichas de apetito se proclamará vencedor de la partida y será el mejor camaleón que haya existido.

Opinión del juego:

Sticky Chameleon es un juego que lo único que busca es la risa, la diversión y el caos entre los más pequeños de la casa. Basándose en las lenguas, que no son más que unas tiras con una especie de pegamento, los jugadores lucharán por conseguir el tan preciado alimento que va a reportar el insecto elegido esa ronda.

Y es maravilloso como se ponen los peques de la casa. Aunque también tengo que decir que se genera alguna disputa que hay que mediar para que la cosa no pase a mayores. En general, dejando las reglas claras y dando una de cal y otra de arena, las aguas vuelven a su cauce.

Porque el juego es eso: pura diversión, velocidad y habilidad. Hay que tener cierta destreza para no cazar todas y cada unas de las piezas que hay en la mesa, cosa por otro lado bastante sencilla.

En definitiva, un juego para los mas peques con un gran precio, que ofrece mucha diversión y que no pretende nada más allá de lo que realmente da. Diversión, risas y jolgorio en estado puro.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.