Hoy descubrimos… Godspeed

La llegada a la luna fue uno de los acontecimientos más increíbles de la humanidad de la edad moderna. Todo el planeta estuvo pendiente de aquel evento. Aunque… poco se habla de que meses antes llegamos unos cuantos al planeta Minos y nadie habló del tema. En fin, nosotros a lo nuestro, a conquistar el planeta. Hoy descubrimos… Godspeed.

Autor: Clayton Hargrave, Adam Hill

Arte: Jesse Riggle

Editorial: Devir Iberia

En Godspeed nos pondremos en la piel de grandes naciones que participan en la conquista del planeta Minos, un exoplaneta al que llegaron 18 meses antes de la llegada a la luna. Hay 5 naciones que pugnarán por ello, y gestionando los recursos que ofrece el planeta, usando a nuestros profesionales y sabiendo construir los edificios que nos permitan medrar a tiempo, puede que nos hagamos con la conquista.

Una partida a Godspeed se juega en 10 rondas donde se jugarán 4 fases por orden, que están claramenteidentificadas y que son las siguientes:

 

FASE 1: Consejo Superior

En esta fase se saca una carta de evento donde nos propone una situación y un especialista que tenemos que mandar de nuestra expedición. Se pide que todos los jugadores apoyen la causa para que se resuelva satisfactoriamente. Si se hace, todos los jugadores se llevan la recompensa que lleva la carta. Si alguno de los jugadores decide no apoyar porque prefiere guardarse esa ficha para las fases siguientes, éste se lleva una penalización y el resto de jugadores no se llevan nada, ni bueno ni malo.

FASE 2: Abastecimiento.

En esta zona de juego se sacan del mazo tantas cartas como jugadores haya además de poner la ficha de jugador inicial. Todos estos elementos serán los que los jugadores cogerán por orden, y este orden se va a decidir en una puja cerrada. Todos ellos deberán coger a sus fichas de especialista, los cuales tienen un número impreso en el centro, y si quieren sumarles créditos para que la suma con la que van a la puja sea la mayor posible.

Sea como sea, no se puede ir solo con créditos, asi que si quiere pujar por ser el jugador inicial, al menos deberemos ir con un personaje..

FASE 3: Acciones.

En esta fase, las fichas de especialistas que nos queden los tendremos que usar en una mecánica de colocación de trabajadores. Hay 5 zonas con símbolos diferentes, coincidentes con los símbolos que tiene cada especialista, lo que nos obliga a que cada uno de ellos solo pueda ir a las acciones de ese símbolo.

Cada una de las acciones tiene un número limitado de espacios donde colocar trabajadores, así que habrá que ser rápido e inteligente a la hora de pujar por la ficha de jugador inicial para llevar a cabo la estrategia de ese turno.

Hay una zona donde se pueden poner un número ilimitado de trabajadores y de los cuales no importa su símbolo, pero la recompensa es menor.

A lo largo de las acciones que van realizando los jugadores, estos irán cogiendo cartas a su mano, lo que les permitirá más tarde usarlas o bien para usarlas como ayudantes, o como obtención de puntos en el marcador de exploración, etc.

Las cartas tienen un coste para poder jugarlas, indicando en la parte superior de la carta. Y en la parte inferior encontraremos los beneficios que nos da. En ocasiones también tendremos cartas para final de partida, para obtención de recursos, etc.

FASE 4: Resolución.

Es lo que llamaríamos una fase de mantenimiento. Básicamente los jugadores reciben puntos de prestigio si han construido una reliquia y la han puesto en su tablero. Además de esta reliquia, los jugadores pueden recibir más bonificaciones construyendo un poder de reliquia que les dé recursos extra.

A continuación reciben recursos por cartas de resolución que hayan sido construidos. Luego se reciben las bonificaciones de los módulos de producción que tengan construidos..

Finalmente se recuperan las fichas de especialista y se pasa la ficha de desempate al otro jugador.

Durante la partida las rondas van pasando una a una. Hay unos objetivos que se eligen al principio de la partida y que solo se podrán conseguir en un determinado número de rondas. Una vez se ha pasado, ya no será posible acceder a su consecución. Si se llega a tiempo, se pone un marcador del país que lo consigue para dejar claro que se han de puntuar al final de la partida.

El jugador que más puntos consiga al final de las 10 rondas será el ganador de la partida y conseguirá que su país tenga el poder sobre Minos.

Opinión del juego:

En Godspeed somos corporaciones nacionales que han llegado a un planeta llamado Minos donde deberán competir por colonizarlo y hacerse con el control para su país. Esto lo haremos gestionando unas fichas de especialista y gestionando unos recursos que iremos consiguiendo.

Con estos recursos y dinero, iremos adquiriendo cartas que podremos utilizar de diferentes maneras para hacer una estrategia mas o menos a corto plazo que nos va a permitir obtener avances en los tracks y optar a los puntos de final de carrera. Además, esa estrategia nos dará la oportunidad de conseguir unos objetivos que aparecen durante el paso de las rondas y que tendremos que estar muy atentos en conseguir. Además de los objetivos únicos a los que solo puede optar un jugador porque el primero que llegue es el que lo consigue.

Quiero empezar a valorar el juego por el final. Es una auténtica maravilla. Un juego con unas reglas muy muy intuitivas y un desarrollo de las fases que se aprende y afianza en la primera de las rondas. No requiero más que una explicación de reglas de unos 15 minutos y ya se puede empezar a jugar.

Pero hay un componente que lo hace tremendamente atractivo en su mecánica. Me parece algo realmente elegante que un solo componente consiga funcionar en todas las fases de la ronda, y que el uso de una de las fichas de especialista haga que no lo tengas disponible para el resto de la ronda. Un elemento que se compone de 3 características, cuyo uso va en función de la fase.

¿No os parece una maravilla? ¿No os parece algo que si no es novedoso (no lo sé), por lo menos hace tiempo que no se ve?

Quizá estoy tan maravillado por esa mecánica, o porque es un juego con temática espacial que me ha gustado. O quizá sea porque la producción del juego es bárbara. Algo que te mete de lleno dentro del juego, que tiene un uso de colores y símbolos reconocibles que te hace partícipe del país al que representes.

Y funciona genial. Lo hemos podido probar a 2 y 4 jugadores y funciona perfecto. Es cierto que no soy amante los juegos a 2 jugadores en los que tienen una preparación y reglas que difieren de otro número de jugadores, pero en este caso solo incluye una acción al principio de cada ronda y punto. Lo dicho, una genialidad que hace que se constriñan aún más las posibilidades y libertad.

No sé si os he convencido, pero si lo he hecho, corred a vuestra tienda a comprarlo porque es de esos euros que resisten en la estantería el paso del tiempo sin problema alguno.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.