Hoy descubrimos… Dungeon drop

Es momento de equiparse con las mejores ropas, accesorios y armas para bajar a la mazmorra a por tesoros incalculables, enfrentarnos a monstruos antiguos. Cada uno de nosotros viene de un lugar diferente y pertenecemos a razas dispares, pero nos une la ambición. Hoy descubrimos… Dungeon drop.

Autor: Scott R. Smith

Arte: Marília Nascimento

Editorial: TCG Factory

Los jugadores se ponen en la piel de personajes de diferentes razas que intentarán bajar a la mazmorra para conseguir la mayor cantidad de tesoros y poder completar así su misión con las condiciones que tiene. Pero no me quiero adelantar, vamos por pasos.

Lo primero es que cada jugador va a ponerse en la piel de una una raza diferente y que se va a componer también de una carta de clase, con lo que las composiciones de raza y clase pueden cambiar en cada partida, y por ende las estrategias derivadas de las habilidades que reciben, también.

Además, cada jugador recibe una carta de misión que lo dicta básicamente es el valor que tienen cada una de las gemas que puedes conseguir en la mazmorra. No solamente en color si no también en tamaño, así que depende de cada jugador elegir cada cubo en cada momento.

Una vez todos los jugadores tienen su personaje y su misión, es momento de crear la mazmorra, y no es más sencillo que coger todos los dados pequeños junto con el dado del dragón y los tira al centro de la mesa para que se dispersen al azar.

Por otro lado, los cubos grandes se meten dentro de la caja para poder hacer la acción de explorar qué veremos más adelante.

El turno del jugador consta de 3 acciones que deben ser ejecutadas de manera secuencial. Estas son:

1.- Explorar:

El jugador roba de la caja el número concreto de cubos grandes que correspondan según el número de jugadores. Todos estos dados se añaden a la mazmorra creada previamente usando la misma mecánica, así que los lanzaremos de igual manera.

2.- Intervenir:

Es en este momento cuando los jugadores pueden activar las habilidades que contenga su personaje, tanto su habilidad de raza como la de clase. Estas habilidades permiten, entre otras cosas, volver a lanzar cubos de un mismo tipo, golpear cubos de la mazmorra para cambiar su disposición, etc… Estas habilidades básicamente lo que hacen es mitigar de alguna manera el azar que hay en la caída de los cubos.

3.- Saquear:

Es momento de hablar de los cubos grises. Estos cubos representan pilares que hay en la mazmorra, y al triángulo imaginario que forman 3 de estos pilares se le llama habitación. En esta fase, los jugadores forman una habitación trazando imaginariamente unas lineas entre 3 pilares y todos los cubos que haya dentro se los quedan.

La única restricción es que dentro de una habitación no puede haber un cubo de pilar. Por lo demás, los tesoros se los quedan y los cubos que representan a monstruos se ponen en el marcador de vidas que hay en el personaje.

Al finalizar estas 3 acciones, el turno pasa al siguiente jugador. Una vez todos los jugadores han hecho su turno, la ronda termina y se establece el nuevo orden de juego en función de los tesoros conseguidos. La partida consta de 3 rondas donde se hará exactamente lo mismo.

Cuando se han terminado las 3 rondas, cada jugador enseña su carta de misión y cuenta el valor de sus cubos atendiendo a su carta y a los valores que se muestran ahí. El jugador con más puntos gana la partida.

Opinión del juego:

Dungeon drop es un juego muy original que nos permite decidir que elementos de la mazmorra vamos a seleccionar mediante un sistema de creación de patrones con los cubos grises. Esto ya de por si me parece fantástico porque es una manera de que en cada turno el jugador tenga la necesidad de reevaluar sus posibilidades y decidir que es lo que más le conviene en todo momento.

Para ello, deberá atender a su carta de misión, la cual puede ver cada vez que lo desee, y ver que combinación le conviene más. Es importante hacer una buena discriminación, porque los cubos que representan peligros y monstruos resta vida a los jugadores, y si bien es cierto que no te pueden eliminar de la partida porque no puedes morir, no podrás coger una combinación de habitación si en ella hay cubos que te hagan perder tu último punto de vida.

Y esto es muy bueno por dos razones. Una es la evidente, y es que consigue no dejar a nadie fuera de la partida y que todo el mundo juegue hasta el final. Y la segunda es que añade un elemento más de restricción para poder decidir que habitación formar, y eso es muy bueno.

Por otro lado, el juego añade un modo cooperativo y un modo solitario, modos ambos dos que no he probado pero que he leído que sobretodo el solitario está bastante curioso.

En definitiva, Dungeon drop es un filler con mecánicas físicas y para jugar en familia que funciona perfectamente. Discutir si ese cubo entra o no y echarte unas risas. Flickear con un cubo y mover el resto para dejártelo mejor o empeorar aún más la situación en la que te encontrabas. Y sobretodo, para evitar ser devorado por el maldito dragón rojo.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + veinte =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.