Hoy descubrimos… El Padrino: el imperio Corleone

El Nueva York de la década de 1950 estaba marcada por la extorsión de las familias más importantes de la ciudad. Rendían pleitesía al Don, y enviaban a sus gánsteres a los negocios a «cobrar» su protección. Trata de ganar dinero, extorsionar y no acabar en el fondo del rio Hudson. Hoy descubrimos… El Padrino:  el imperio Corleone

Autor: Eric M. Lang

Arte: Nicolas Fructus, Karl Kopinski, Richard Wright

Editorial: EDGE

En El Padrino: el imperio Corleone, nos ponemos en la piel de una familia que lucha por el control de la ciudad de Nueva York en la década de 1950. Durante la partida tendremos que mandar a nuestros familiares y gánsteres a sueldo a los diferentes barrios de Manhattan para extorsionar a los negocios que actúan como tapaderas.

Además, contratarás los servicios de personalidades pagándoles para que estén a tu favor. Comprar los favores de la policía, harás trabajos para el Don y ganarás dinero para tener el máximo control. El jugador con más dinero se hará con la ciudad.

Me gustaría empezar hablando de las zonas del tablero y de los componentes que trae el juego.

En primera instancia tenemos un tablero de la ciudad de Nueva York dividido en los diferentes barrios. Estos barrios contienen negocios y además conexiones entre los diferentes barrios. Por otro lado hay un marcador de ronda que da indicaciones claras de las cosas a tener en cuenta cuando se alcance y el marcador es una figura de Vito Corleone.

Un track de fases por donde iremos moviendo la figura de un coche de policía para marcar las diferentes fases en las que estamos.

Y por último, y en dos bordes contiguos del tablero, tenemos unos espacios para poner unas cartas de trabajo activos y las cartas de aliados que podremos reclutar.

Cada uno de los jugadores cuenta con una caja metálica que es donde irá metiendo el dinero que contará para el final de la partida. Además, cuenta con unas figuras iniciales de gánster y de familiares. En función de la base que tenga (cuadrada o redonda) se pondrán en las conexiones entre barrios o en los negocios para extorsionar.

Además, cuentan con unos marcadores que los jugadores irán poniendo en los barrios como recordatorio de que ha tenido la mayoría de personajes en alguna de las rondas en los diferentes barrios

Una parte muy importante del juego son los trabajos que vamos a realizar para el Don. Estos trabajos los tenemos que ir cogiendo de un mazo o de los vistos en el tablero. Una vez completado un trabajo, se mete en la caja del propio jugador para tener una puntuación final al final de la partida.

Estos trabajos se realizan consiguiendo los recursos que nos pide en el lateral. Esas cartas las iremos obteniendo en las diferentes extorsiones a realizar en los negocios disponibles donde pongamos nuestras figuras. Una vez completado el trabajo, se descartan las cartas de recurso de la mano y se devuelven a la reserva.

También están las losetas de negocio que irán abriendo conforme vayan pasando las rondas. Estos negocios tienen una parte visible (la tapadera) y una parte de trastienda. En función de la figura que pongamos (gánster o familiar) podremos optar a las bonificaciones de una u otra parte del negocio.

Y por último, están las cartas de personajes que salen a «subasta» donde cada jugador, de entre el dinero que tiene en su maleta, soborna en una puja cerrada para elegir a uno de los personajes. Personajes que en función de la ronda van mejorando sus habilidades.

Como decía al principio el juego se sucede a lo largo de 4 rondas, y en concreto en la segunda y en la cuarta, tendremos la posibilidad de recibir nuevas figuras para engrosar nuestro elenco de trabajadores. Pero lo importante ahora es ver las fases de una ronda y su orden:

1.- Abrir un negocio: Se añade una loseta nueva de negocio en el espacio vacío con el número más bajo. Se cogen de un mazo aleatorio y aporta partidas diferentes.

2.- Asunto de familia: esta es la fase donde los jugadores irán haciendo acciones y colocando a sus trabajadores para conseguir beneficios. Las acciones disponibles son:

  • Jugar un gánster: son las figuras con la peana cuadrada y se usan para coaccionar los negocios y obtener el beneficio que está reflejada en la tapadera.
  • Jugar un familiar: son las figuras con la peana redonda y se ponen en los círculos que hay en las lineas que lindan entre barrios. En el momento en que se coloca un miembro de la familia, se obtienen los beneficios de todas las trastiendas de todos los negocios de los barrios con los que linde.

  • Hacer un trabajo: se descartan todos los recursos de una carta de trabajo que tengamos en la mano o de los disponibles en el tablero. A continuación se consigue el beneficio que indique la carta y esta se guarda en la caja metálica.
  • Jugar un aliado: de las cartas de aliados que hayamos ganado en la fase de Soborno, se juega sobre la mesa y se ejecuta la acción adecuada, ya sea introduciendo una figura en juego o moviéndola.

3.- Disputa territorial: cuando todos los jugadores no hacen más acciones y todos han pasado, se cuenta por orden de barrio, quién es el jugador con mayor presencia. La presencia la determina el número de personajes que hay en ese barrio. El que tenga mayoría, pone uno de sus indicadores en el espacio correspondiente.

4.- Soborno: todos los jugadores hacen una puja ciega para ver el orden de turno en el que cogerán una carta de aliado. Como siempre habrá una carta menos que el número de jugadores, el que menos puje se quedará sin carta, pero por contra, no perderá el dinero.

5.- Tributo al Don: todos los jugadores se descartan de las cartas de su mano que excedan del límite que pone la ronda. Al final, habrá que tener en cuenta que para ese límite cuentan todas las cartas, como por ejemplo, monedas, recursos, trabajos y aliados.

6.- Entreacto: es la fase de mantenimiento donde se pone todo nuevo otra en el tablero y devolver las figuras a los jugadores, rellenar los espacios vacíos de cajas, etc.

Al final de la cuarta ronda se calcula el dinero que tiene cada jugador en su maleta, se calculan las mayorías que otorgan los trabajos y las fichas de influencia que han ido poniendo los jugadores.

Opinión del juego:

Quiero decir antes de empezar que a mi el tema de este juego me gusta mucho. Me gusta muchísimo. Me encanta. Me encanta la película y he disfrutado el tema todo el rato de forma sobremanera. Pero quitando eso, hay juego detrás.

El Padrino: el imperio Corleone es un juego de colocación de trabajadores donde iremos ejecutando y recibiendo los beneficios que se obtenga de ese o esos negocios. Además, iremos cogiendo recursos para cumplir trabajos que también puntuaremos al final de la partida junto con el dinero que tengamos.

Y esta es una de las primeras cosas que me llama la atención del juego. Tú puedes tener dinero en tu mano, pero si no vas ejecutando e «invirtiendo» una acción de guardar dinero en tu maleta, eso corre peligro porque cualquier jugador te puede robar. Para ello, cabe destacar que todas las acciones son necesarias en un momento u otro y que la gestión de la ejecución de las acciones es super importante. Hay que leer la partida de uno mismo de la misma manera que hay que leer la de los demás jugadores.

Vale increíblemente la pena el hecho de las interacciones y disputas entre jugadores. Las muertes a sangre fría con tal de obtener la influencia necesaria, o simplemente recuperarla, hacen de este juego un producto interesante y no apto para jugadores con la piel final.

También cabe destacar que conforme los jugadores van teniendo más trabajadores y más acciones, el tiempo de ronda va aumentando, así que hay que tener paciencia porque puede dar a lugar a generar análisis parálisis.

Y en cuanto a la producción, maravillosa. Un arte espectacular exactamente igual a la película, un montón de plástico en forma de trabajdores, las cajas de metal para los jugadores, y como no, la famosa cabeza de caballo no podía faltar. En definitiva, un juegazo de los pies a la cabeza que con las personas que amen esta películas y que les gusten los juegos de mesa, vas a disfrutar enormemente.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + catorce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.