Hoy descubrimos… Fiesta de los muertos

Dice la tradición que los muertos solo desaparecen del todo si se les olvida, así que ese es su mayor temor. El 2 de Noviembre se celebra la fiesta de los muertos, y vamos a intentar recordar a todos por igual. Poneos las mejores galas y venid a festejar con nosotros, porque hoy descubrimos… Fiesta de los muertos.

Autor: Antonin Boccara

Arte: Margo Renard, Michel Verdu

Editorial: SD Games

En Fiesta de los muertos deberemos colaborar para recordar todos los personajes muertos que aparecen en las cartas en juego durante la partida. Para ello, cada jugador dispondrá de una pizarra, una pizarra de respuestas y un rotulador.

Al principio de la partida cada uno de los jugadores coge una carta de personaje del mazo y la lee en secreto. Escribe el nombre en su pizarra de calavera y la cierra para que nadie más la pueda ver. Durante la partida esta pizarra irá pasando de mano en mano por los jugadores.

A continuación, escribe una palabra en la parte que corresponde a la boca de la calavera, y que tenga relación con el personaje que ha escrito arriba. A partir de ahora, ya no volverá a ver la palabra del personaje ni la de las pizarras de calavera que recibirá a continuación.

Para marcar que esta pizarra ha pasado por una persona, se pinta uno de los dientes, y se pasa la pizarra al siguiente jugador de su izquierda.

Cuando un jugador recibe una pizarra de calavera, verá la palabra que haya escrita en ella, la borra y deberá escribir una palabra relacionada con la que ha leído. Pinta otro diente, y la vuelve a pasar al jugador de su izquierda.

Esto lo realizaremos hasta que cuando recibamos una calavera y escribamos la palabra después de borrar la que habia, pintamos el último diente. Es en ese momento cuando el grupo pasará a la fase de resolución.

Todos los jugadores cogen su tarjeta de personaje que habían mantenido oculta en un mazo central, se baraja, y se revelan todas para que queden al alcance de la vista de todos los jugadores.

Todas las pizarras de calavera están en el centro bocabajo para que no se vea quién ha escrito qué como última palabra. Se mezclan y se coloca cada una de ellas debajo de una carta de número.

A continuación, los jugadores deberán asociar un número de pizarra de calavera con uno de los personajes de las cartas que haya mostradas en el centro, y apuntará en su pizarra de respuestas el personaje que corresponda a cada número.

Cuando se revela una pizarra de calavera, se cuenta cuántos de los jugadores han adivinado al personaje y se marca en la calavera. Si desde el cuadrado con el número de jugadores se consiguen marcar todos los cuadrados blancos hacia la derecha, ese muerto se cuenta como recordado. Si no, todavía tendremos una oportunidad.

Si al acertar una calavera has conseguido marcar también el cuadrado amarillo, el grupo gana una ficha de hueso que servirá para, una vez todas las calaveras han sido reveladas, gastarlos y compensar uno de los fallos cometidos en un calavera de un personaje que no ha sido recordado correctamente.

Al final de la partida se miran cuantos aciertos se han tenido y se vuelve a empezar otra nueva.

Opinión del juego:

En Fiesta de los muertos el grupo deberá colaborar para descifrar los personajes que ha puesto cada jugador y mediante las palabras que han ido viendo y recordando durante la partida, poder hacer sus propias deducciones.

Nos podría recordar al famosísimo juego del teléfono escacharrado, y es que al final la mecánica es similar, solo que el juego añade los contadores de hueso y jugamos con varias palabras a la vez.

Un juego totalmente party donde se dan unas situaciones hilarantes y generará risas, ya que habrá momentos en los que referenciemos momentos de la partida a personas que nos pasaron una palabra y que ha derivado en algo totalmente distinto a lo que hay en mesa actualmente.

En esa deducción entran factores como contar el número de dientes que había pintados para intentar hacer una relación conceptual de palabras entre la que recibiste y la que pasaste. Personajes en cartas que podrían servir para más de una calavera. En definitiva, una maravilla de juego party que llega hasta los 8 jugadores, cosa que me parece un acierto.

Pero ahí no acaba la cosa, porque cuando se han jugador 2, 3 o 4 partidas, el juego propone una serie de variantes con cartas de complicación. Al inicio de cada partida se revela una de ellas y nos dificulta la elección de las palabras que podemos escribir. Así por ejemplo, puede ser que solo podamos escribir palabras que empiecen por una letra concreta, o que sean de una temática definida.

Esto da una rejugabilidad buenísima y complica exponencialmente el juego, pero hasta el punto que genera una sensación de risas en las que te das cuenta que eres malísimo. Y eso siempre está bien.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.