Hoy descubrimos… Senbazuru

Cuenta una leyenda japonesa que aquellas personas que hagan 1000 grullas de origami podrán ver realizado el deseo que pidan, y por ello deberemos ponernos manos a la obra y, si no podemos hacerlas todas, por lo menos buscar un atajo y capturar alguna de nuestro contrincante. Que le vamos a hacer. Hoy descubrimos… Senbazuru.

Autor: Anna Lucini, Pau Moré

Arte: Alba Aragón

Editorial: GDM Games

En Senbazuru deberemos competir contra nuestro contrincante por ver quién es el que más losetas de grulla controla al final de la partida. Para ello, deberemos seguir una serie de acciones en nuestro turno con el fin de ir haciendo nuestras la mayor cantidad de losetas y arrebatar las que controle el otro jugador.

Vamos a ver primero que tipo de losetas tenemos. Senbazuru contiene 30 losetas divididas en 3 colores diferentes. Cada grupo de 10 losetas de un color, a su vez tiene 5 losetas de cada con una intensidad de color diferente.

En el turno de un jugador, este debe hacer las 3 acciones siguientes y siempre en el mismo orden:

1.- Colocar una loseta de su mano.

Cada jugador empieza siempre su turno con 3 losetas en la mano. A continuación, coloca una en la mesa atendiendo a unas reglas de colocación. Siempre se deben colocar de manera ortogonal y que la loseta nueva esté en contacto por al menos un lado con una de las losetas previamente colocadas.

Además, la segunda norma es que no se pueden colocar dos losetas adyacentes que tengan mismo color y diferente intensidad. Finalmente, cabe destacar que cada jugador coloca sus losetas con la imagen de la grulla mirando hacia él.

2.- Captura de losetas (opcional)

Esta acción es opcional y es donde los jugadores podrán capturar las losetas del otro jugador que estén puestas en la mesa. Para ello, las grullas se capturan en diagonal, y solo se podrán capturar aquellas que adyacentemente en diagonal coincidan con otra del mismo color pero diferente intensidad.

Si se puede seguir la misma dirección de esa captura, se podrán coger tantas como sea posible siempre y cuando atienda a la regla descrita: mismo color y diferente intensidad a la loseta previa.

3.- Robar una loseta y reponer el mercado.

Como decíamos, el jugador siempre debe empezar su turno con una mano de 3 losetas, así pues, después de jugar una loseta cogerá una de las 5 disponibles en el mercado, y el hueco que deja lo rellena con una que revele de la parte superior de la pila de losetas.

Si un jugador captura una loseta que tenga una ficha de grulla real encima o una grulla real dibujada, coge una ficha de origami dorado que servirá como un punto adicional al final de la partida.

Adicionalmente, se coge una ficha de grulla real y se coloca sobre una de las losetas del jugador que está jugando el turno, ya que al final de la partida también otorgará un punto adicional.

Cuando los jugadores han acabado la pila de losetas, solo se continúa jugando las losetas de la mano sin reponer del mercado. En el momento en que ambos jugadores han gastado sus manos, se termina la partida.

Cada jugador suma 1 punto por cada loseta de grulla volteada hacia él, 1 punto por cada ficha de grulla real que tenga colocada en alguna de sus losetas de grulla de origami, y 1 punto por cada ficha de origami dorado que tenga.

El que tenga más puntos, gana la partida.

Opinión del juego:

En Senbazuru nos tendremos que intentar tener la mayor cantidad de losetas de grulla volteadas hacia nosotros, y por ende, deberemos intentar capturar las máximas posibles de nuestro adversario así como proteger las nuestras de la mejor manera posible.

Podríamos empezar diciendo que me chiflan estos juegos para 2 jugadores, totalmente abstractos y con partidas rápidas pero que a su vez tienes que estrujarte el cerebro para saber donde colocar una loseta y que te convenga en uno o dos turnos. Porque sabiendo el número de losetas de cada color y cuantas hay de cada intensidad, el juego se vuelve muy estratégico, lo que le da un punto añadido muy chulo.

Es cierto que en una primera partida puede parecer mas sencillote, y en realidad lo es, no es un juego complicado ni con una profundidad de decisiones abrumante, pero es cierto que es un puzzle rompecabezas donde ya hemos visto en juegos clásicos como las damas (salvando las distancias).

Hay que saber evaluar donde poner cada loseta, atendiendo a las que ya están colocadas y las que están visibles en el mercado, y con eso, hacer cálculos y divagaciones de las probabilidades. Y son necesarios, porque casi toda la estrategia de captura es visible, con lo que tienes que ser muy sibilino para poder coger a contrapié al contrincante.

Lo dicho, muy chulo. Partidas rápidas, perfecto para acabar una sesión o incluso para jugártelo en cualquier momento ya que ocupa poco, se despliega rápido, y se disfruta antes.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 11 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.