Hoy descubrimos… Alma Mater

En el siglo XV se empezaron a formar las primeras universidades y tienes el honor de dirigir una de ellas. Hay que atraer a los mejores estudiantes, contratar a los mejores profesores y sobretodo tener muy cerca a la competencia porque de ellos también se aprende. Hoy descubrimos… Alma Mater.

Autor: Acchittocca

Arte: Chris Quilliams

Editorial: Asmodee

En Alma Mater los jugadores se ponen en la piel de rectores que se pondrán al mando de una universidad para conseguir atraer a los mejores estudiantes a sus aulas, además de conseguir a un buen claustro de profesores que otorguen las mejores ventajas.

El juego se desarrolla a lo largo de 6 rondas donde cada uno de los jugadores deberán gestionar su economía y los libros de su color para conseguir libros de otros jugadores y poder ir ganando más dinero para invertir.

Cada jugador elige una de las dos acciones posibles: enviar a sus profesores a hacer acciones, o bien girar una de sus cartas pagando el libro adecuado.

Esto nos lleva a ver una de las acciones del juego, que es comprar nuevas losetas de estudiantes o cartas de profesor. Para comprar las losetas de estudiante los jugadores se pondrán en el círculo gris de la izquierda y esto habilita para comprar a uno de los de esa fila.

La forma de pagar es con libros en función del orden en el que estén en el track de importancia.

Por otro lado, los personajes tienen una forma de ser comprados ligeramente diferente, porque en ese caso serán los propios jugadores los que van a determinar el tipo de libros y la cantidad de ellos. En el momento en que un jugador compra uno en concreto, con su coste determina el de los turnos posteriores, con la diferencia de que el primero paga una serie de monedas que el resto no pagará.

Una vez comprado un profesor se pone en la zona de juego del jugador y se le asigna un libro para determinar su valor cada vez que se quiera volver a activar.

Otro de los tracks en los que se tiene que ir ascendiendo por varias razones es el track de investigación. Este track se compone de cartas aleatorias de tipo A a E, y hace que las partidas sean diversas. Este track habilita diferentes bonificaciones durante la partida además de dar puntos de victoria al final.

Este track está íntimamente relacionado con el valor de los libros que luego gastaremos al comprar estudiantes

Los jugadores también tienen acciones donde conseguir diner y dónde comprar libros. La acción de dinero es muy interesante porque luego se evalúa quién es el jugador que ha puesto más trabajadores y con eso se rehace el orden de turno.

En cuanto a los libros hay una parte muy interesante porque los jugadores solo disponen en su haber de los de su color. Para conseguir del resto deberán comprarlos. Esta compra se hace a través de los que vayan disponiendo en las estanterías ajenas en sus tableros personales. Para fomentar esta compra, se otorgarán puntos de victoria adicionales.

Al final de cada ronda, que es cuando los jugadores se han quedado sin acciones, los jugadores llevan a cabo una fase de mantenimiento que viene perfectamente detallada en el tablero, y son de esas cosas que se agradecen muchísimos.

Después de las 6 rondas de rigor, se han una evaluación de los puntos conseguidos por cada jugador. El que más puntos tiene, se proclama vencedor.

Opinión del juego:

Alma Mater es un juego de colocación de trabajadores donde tendremos que ir consiguiendo puntos de victoria a través de la gestión de una universidad. Contratando a los mejores profesores y atrayendo a los estudiantes más brillantes es la forma de aumentar y hacer crecer un motor de producción.

Y esto es precisamente lo que más me llamaba la atención del juego. Es un juego de tipo bola de nieve, donde en las primeras rondas apenas tienes margen de movimiento y cuesta mucho arrancar. Pero también esto es lo que menos me ha gustado, puesto que no empiezas a tener holgura en las acciones hasta la mitad de la partida más o menos.

Se me pasó muy rápido la primera mitad puesto que va volando, y no es hasta las rondas 4 o 5 que no puedes empezar a tener opciones reales de decisión para ir por varios caminos.

Otro de los aspectos del juego es que es muy duro en cuanto a la necesidad continua y agobiante de libros y dinero, los dos únicos recursos del juego. Estoy convencido que para aquellos jugadores que les guste estrujarse la cabeza hasta límites insospechados y montar un motor en su cabeza antes de actuar, es perfecto. Esto no quiere decir que sea mal juego, para nada. Solo que para mí no es este estilo de juego tan tan árido.

En cuanto al arte, poco que decir. Bonito, claro y con una iconografía que se entiende perfectamente y de manera rápida. Un manual de reglas que al principio cuesta entrar, pero que en su parte final tiene una clarificación espectacular de cada carta. Me costó empezarlo, pero una vez le coges el truco, es un gran reglamento.

Si te gustan los euros con motor de gestión y que aprietan mucho, Alma Mater es un indispensable en tu colección.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.