Hoy descubrimos… Orléans

En la época medieval había muchas y variadas formas de conseguir prestigio y la supremacía mediante el trabajo duro. Controlar el comercio, las construcciones y la ciencia mediante la gestión de trabajadores es una una de esas formas. Hoy descubrimos… Orléans.

Autor: Reiner Stockhausen

Arte: Klemens Franz

Editorial: Arrakis Games

En Orleans los jugadores tendrán que gestionar un grupo de trabajadores iniciales para ir ganando puntos de prestigio mediante la contratación de otros trabajadores, la gestión de la agricultura y las construcciones comunes.

Todo ello basado en una mecánica de bag building y un sistema de acciones en un tablero personal muy curioso.

Inicialmente los jugadores empiezan con un número igual de fichas de trabajador en su bolsa de la cual deben sacar un número determinado. Estos trabajadores se colocan en un cualquiera de las acciones de ese tablero personal.

El tablero está dividido en secciones donde en cada una de ellas se puede identificar la bonificación que se obtiene cuando se colocan los trabajadores que indica.

Por otro lado, el juego se desarrolla a lo largo de 18 rondas donde los jugadores tendrán que completar una secuencia de rondas de manera definida y siempre mecánica.

Las 7 fases que componen la ronda son:

Fase 1

Se revela la loseta superior de los eventos y se aplica su efecto en una fase específica de la ronda.

Fase 2

En el tablero central hay un marcador de Granjeros que se evalúa en esta fase. El jugador que esté más avanzado gana 1 moneda, y el que está mas retrasado la pierde.

Fase 3

Cada jugador coge tantas fichas de su bolsa como indique el valor donde tiene su marcador en el track de Caballeros. Estas fichas se colocan  en el mercado a la espera de ser colocadas en las acciones.

Fase 4

En esta fase los jugadores planifican a donde quieren enviar a sus trabajadores colocándolos en los espacios correspondientes de las acciones. No se considera que una acción está completa y puedes recibir su bonificación hasta que no tienes todos los espacio con trabajadores encima.

Fase 5

Es en esta fase donde cada jugador puede realizar las acciones que haya completado en la fase anterior. Por orden consecutivo, cada jugador realiza una acción y obtiene su bonificación. Una vez hecho, se cogen los trabajadores usados y se devuelven a la bolsa junto con el que hayan conseguido como bonificación (en el caso de las acciones que lo dan)

Fase 6

En esta fase se resuelve el evento que se reveló en la Fase 1.

Fase 7

Se pasa el marcador de jugador inicial al siguiente jugador y se vuelve a empezar una nueva ronda.

Las diferentes acciones que encontramos en el tablero son:

Granja: nos da un granjero que llevamos a nuestra bolsa, además de subir una posición en este track y ganar la mercancía que indique.

Pueblo: aqui encontramos 3 tipos de acciones:

               Navegante: nos da un navegante que llevamos a nuestra bolsa, además de subir una posición en este track y ganar el número de monedas que indique.

               Artesano: nos da un artesano que llevamos a nuestra bolsa, además de subir una posición en este track y ganar una ficha de tecnología.

Las fichas de tecnología las colocas en los espacios de las acciones y se quedan ahí para el resto de la partida sustituyendo el uso de ese trabajador. Hay ciertas restricciones a la hora de usarlas pero siempre son beneficios porque alivian el coste de las acciones.

             Comerciante: nos da un comerciante que llevamos a nuestra bolsa, además de subir una posición en este track y ganar un edificio de la reserva.

Los edificios proporcionan a los jugadores acciones adicionales en su tablero personal que ellos podrán usar para obtener sus beneficios.

Universidad: nos da un erudito que llevamos a nuestra bolsa, además de subir una posición en este track y ganar los puntos que indique.

Castillo: nos da un caballero que llevamos a nuestra bolsa, además de subir una posición en este track y subir en el número de fichas que podemos sacar de la bolsa según indique.

Montasterio: nos da un monje que llevamos a nuestra bolsa, y este nos servirá como comodín de cualquier otro personaje.

Barco y Carro: permite mover al mercader por un camino de agua y de tierra respectivamente, permitiendo que cojamos una mercancía durante el movimiento.

Ayuntamiento: el ayuntamiento es la acción que nos permite poner personajes en el tablero común y que se quedarán ahí hasta el final de la partida. Al colocarlos en un sitio u otro nos reportará los beneficios que ponga.

Opinión del juego:

Orléans es un juego de mes clásico con un sabor añejo, un arte muchas veces visto y con unas mecánicas tan hiladas que es de esos juegos que apetece jugar una y otra vez. Esto sería un resumen tan básico que no le haría justicia a todo lo que tiene detrás.

Y es que este juego es quizá el primero que yo vi con la mecánica de baguettes building, donde los jugadores en lugar de ir comprando cartas para aumentar un mazo de juego, lo que hacen es comprar personajes que van consiguiendo haciendo acciones. Estas nuevas fichas de personajes se meten dentro de una bolsa que luego saldrán para seguir ejecutando acciones.

Y poco a poco se va montando un motor de creación y gestión de puntos, donde cada una de las diferentes acciones hace que medremos en un aspecto diferente. Aspectos que nos pondrán en la lucha por la victoria al final de la partida.

Poca interacción entre jugadores y donde el azar hace que los turnos de los jugadores vayan siendo diferentes entre ellos. Pero donde ellos no se pisan porque cada uno se va montando su chiringuito. El único sitio donde interactúan es en el tablero de bienes comunes donde todos ayudan por el bien de la comunidad.

En esta edición de Arrakis Games trae componentes para un quinto jugador, algo que se agradece porque permite montar partidas más apretadas.

Años después se reimplementó la mecánica con Altiplano, donde el gran. cambio sustancial era un tablero de acciones modular y para ir a una acción u otra debías recorrer unos pasos. Sea como sea, ha habido jugadores que prefieren unos u otros a pesar de todas las similitudes que los acercaban.

La verdad es una, y es que si Orléans se sigue imprimiendo y vendiendo copias, y volviendo a traer las expansiones que tanto y tan bueno aportan al juego base.

Si tienes la oportunidad de probarlo te vas a dar cuenta que una sola partida de Orléans genera esa sensación que pocos erogames provocan, una sensación de desarrollo y donde no hay penalización por las acciones negativas.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.