Hoy descubrimos… Treasure Hunter

Tremendos tesoros aguardan a que sean descubiertos y recogidos por nosotros. Nos corre por la sangre la aventura, el peligro, y la adrenalina de saber que en todo momento estás vigilado. Veamos quién se llevará el gato al agua y el oro al bolsillo. Hoy descubrimos… Treasure Hunter.

Autor: Richard Garfield

Arte: Markus Erdt

Editorial: Devir Iberia

En Treasure Hunter los jugadores se pondrán en la piel de valientes aventureros que se adentrarán en las más altas montañas heladas, en las frondosas y peligrosas junglas, y en las más lúgubres y hondas cavernas.

A lo largo de 5 rondas deberán jugar sus cartas para ser quién se lleve el mejor tesoro, siempre sin descuidar los peligros que acechan, como por ejemplo los peligrosos Goblins, que siempre vienen a robar cuando no hay nadie en el campamento.

Cada ronda consta de 3 fases que se desarrollan de la siguiente manera.

Fase 1: Reúne tu mano de cartas.

Un jugador reparte 9 cartas del mazo central a cada jugador. Cada uno de los jugadores cogerán 1 carta y la colocan bocabajo frente a sí, pasando el resto al jugador de su lado. Todos van cogiendo una carta del mazo que le van pasando hasta que todos han montado el tipo de mazo que más les conviene.

Las manos que van a montar los jugadores se componen básicamente de 3 tipos: cartas de aventurero, cartas de perro guardián y cartas de moneda.

Fase 2: Jugar cartas.

Esta fase se compone de 3 pasos. El primero es el de jugar cartas de aventurero para ir a las localizaciones y pujar por las losetas de tesoro ahí disponibles. Habrá dos losetas: una que será para quién sume más valor de cartas, y otra para el que menos.

En función de la ubicación donde están yendo los jugadores, estos tendrán que usar unas cartas de un color o de otro.

Además de las cartas, los jugadores pueden jugar cartas de acción para modificar el valor final de sus cartas de aventurero. Y todos tendrán la oportunidad de hacerlo por orden de juego.

A continuación, los jugadores tendrán que jugar sus cartas de perro guardián, que sirven para defenderse de los robos de los Goblins. La manera de proceder es que cada jugador suma sus valores de perro, y tienen que como mínimo igualar el valor del goblin. Si lo hace, consigue la recompensa indicada.

Si no llega a igualar alguno de los Goblins, entonces deberá perder tantas monedas como indique la loseta del monstruo.

Como último paso de esta fase, los jugadores bajan sus cartas de monedas y ganan tantas como el tipo y el valor indique.

Fase 3: Usar pergaminos mágicos amarillos.

En esta fase los jugadores pueden usar uno o más de los pergaminos mágicos amarillos que posean.

Estos pergaminos hacen ganar monedas extra en función de otra variable, como por ejemplo, el número de cartas de perro guardián jugada, o por combinaciones de cartas de aventureros.

Hay que prestar atención porque solo se pueden usar los amarillos, ya que los grises solo se podrán utilizar al final de la partida.

Después de 5 rondas, la partida termina y es momento de poder utilizar los pegaminos grises, que otorgan puntos de victoria adicionales para este momento.

El jugador que más puntos tenga, gana la partida.

Opinión del juego:

Treasure Hunter es un juego que aúna diferentes mecánicas en un entorno de juego familiar con poca carga de reglas y con la suficiente agilidad como para convertirse en el juego tipo de entrada cuando quieres dar un paso más allá del Carcassonne.

Si me alejase del juego y lo mirase desde una óptica general, podría decir que es un juego equiparado en complejidad con Catan, pero a la hora de analizarlo por partes veo que tiene más de lo que enseña a primera vista.

Y eso es algo que me alegra y apasiona por partes iguales. Soy un fiel defensor de los juegos que tienen 4 reglas y que te dan una gran variedad de decisiones a tomar. Pero cuando no hay ese gran abanico de caminos, con que explote la mecánica que implemente, me vale.

Y este es el caso de Treasure Hunter, que todo lo que hace lo hace bien. Principalmente encontramos una gestión de mano donde tendremos 3 tipos de cartas y cada tipo de carta se va a jugar por orden en una de las fases de la ronda.

Primero las cartas de aventureros, luego las de perro guardián y por último las cartas de moneda. Todas con un propósito y muchas pistas de donde se usa cada una, como es el ejemplo de las pistas de color de la carta de aventurero, que se juegan en una ubicación u otra en función de el perfil de la carta.

Por otro lado, el uso que hace del draft para dar control al azar proveniente del reparto de cartas al azar me parece estupendo, porque en 9 decisiones puedes contrarrestar esa aleatoriedad.

En cuanto a la estética y la producción, es de esos títulos que entran por lo amable y cercano de la ilustración y que ayuda a que el público familiar se acerque y lo acune con más facilidad. Muy en la estética de Queen Games en este sentido.

En definitiva, un juego agradable que hace de puerta de entrada a la gestión de mano y que aporta sensaciones agradables.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.