Hoy descubrimos… Iwari: Deluxe Edition

Las tribus viven en todas y cada una de las diferentes zonas que son habitables. Las hay en las llanuras, en los bosques, en los litorales… Sea como sea, viven en paz. Pero su deseo de ver mundo es muy grande y poder compartir su sabiduría, más todavía. Hoy descubrimos… Iwari: Deluxe Edition

Autor: Michael Schacht

Arte: Matthew Mizak

Editorial: TCG Factory

En Iwari los jugadores intentarán tener la mayoría en los diferentes territorios del mapa. Estos territorios están representados por 5 colores que definen los 5 tipos de terreno (bosque, tundra, litoral, glaciares y desierto).

Además, cada uno de los territorios tiene un número que indica el número de conexiones que hay con otros territorios, además de unos símbolos de montaña que estarán activos o no en función del número de jugadores que compongan la partida.

Por último, en cada uno de esos lugares hay dos tipos de círculos, uno donde se colocarán las tiendas que tiene cada jugador, y en otro los tótems que ellos podrán ir posicionando.

La partida se desarrolla en turnos donde los jugadores deberán hacer una de las acciones siguientes:

1.- Descartar una carta

Descartar una carta de su mano para automáticamente robar una nueva carta del mercado de 4 cartas disponibles y bocarriba, o bien coger cartas del mazo de cartas.

2.- Jugar cartas de la mano:

Los jugadores pueden descartar hasta 3 cartas para poner tótems o tiendas en el mapa. Cabe destacar la regla 3-2-1, que dice que se pueden jugar hasta 3 cartas para colocar hasta 2 piezas (tiendas y/o tótems) en 1 región.

Por cada carta de bioma jugada se coloca una pieza en la región coincidente del color de la carta. Por otro lado, 2 cartas del mismo color se pueden descartar juntas formando un comodín para colocar una pieza en cualquier sitio del mapa.

En las regiones los jugadores pueden colocar tiendas mientras haya espacios libres, y el máximo de tótems que podrá haber en una región viene definido por el número de tiendas que tenga la mayoría en esa región.

Por ejemplo, si en una región hay 4 tiendas azules, 2 rojas y 1 amarilla, el número máximo de tótems (sin importar el color) es de 4.

Eso si, lo que no está permitido es que haya más de una ficha de tienda en un espacio de tienda, ni que se coloque ningún tótem en una región si todavía no hay ninguna tienda.

La partida se desarrolla de la misma manera hasta que se agota el mazo de robo de cartas de biomas. Momento en el que los jugadores van a puntuar por las mayorías de tiendas en las regiones.

Cuando se acabe, se barajan las cartas descartas y se vuelve a empezar como antes.  Cuando el mazo vuelva a agotarse, se puntuarán las mayorías de las tiendas, de los tótems y de los asentamientos.

Los asentamientos son grupos de 4 o más tiendas unidas aunque atraviesen regiones diferentes.

Por último, los jugadores podrán conseguir una serie de logros en función de en el momento en que los consigan de la partida.

Opinión del juego:

En Iwari nos encontramos un juego de mayorías donde lo primero que llama la atención es su producción. Unos componentes Deluxe que dan una puesta en escena realmente impresionante, dotando al juego de una belleza maravillosa.

Con unas cartas que contienen unas ilustraciones realmente bonitas y con unos acabados muy buenos. Si de algo sabe la gente de Thundergryph es de hacer este tipo de producciones en los juegos que saca.

Y este es una reimplementación del famosísimo China, un juego que a su vez es una reimplementación de Web of Power, juegos con diferente tempa, pero abstractos hasta la médula por donde quiera que los mires.

Un juego calmado donde deberemos jugar muy bien las cartas que vamos recibiendo para intentar pujar y pugnar por los diferentes territorios y saber cuando es necesario usar cartas como comodín o cuando atacar con todo sobre el terreno.

Hay ciertos aspectos que me gustan mucho de la mecánica. Uno de ellos es la necesidad de basarse en la mayoría de tiendas en una zona para poder determinar cual es el límite de fichas de tótems que se pueden colocar.

La otra es la guerra que hay por los asentamientos y como se van disputando sobre el terreno como en otra capa que poco tiene que ver, pero que irremediablemente está unida a la que comentábamos antes. Y es que es imposible prosperar en una sin la otra. Son puntos de victoria con un valor tan alto y que pueden condicionar la puntuación de final de partida que más vale estar atento.

Un juego con interacción por ocupación de zonas, pero nada negativo, así que es especialmente recomendable para aquellos jugadores a los que no les va el que otro jugador pueda destrozar parte del chiringuito que ya tenías montado.

Es maravilloso como el hecho de que en cada ciclo del mazo los jugadores puntúen primero por las mayorías de las tiendas. Y en un segundo ciclado ya tengas que haber tenido presente que no solo las tiendas nos van a beneficiar, si no que la cantidad de tótems que tengamos en cada región, y los asentamientos de cada jugador, va a permitirnos puntuar mucho más.

No se puede perder de vista a los jugadores a corto medio plazo.

Iwari es un juego super sencillo en reglas, tranquilo y sosegado, pero tenso y precioso a la vez. Un auténtico gustazo visual con una puesta en mesa digno de las grandes ediciones de juegos.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.