Hoy descubrimos… Tuareg

En el desierto, más concretamente, en la cultura de los tuareg, los líderes de las tribus son los que comercian con otras familias y negocian el precio de cada uno de sus mercancías. Hay que ser rápido para conseguir los mejores cambios e intentar evitar a los asaltantes. Hoy descubrimos… Tuareg.

Autor: Andreas Steiger

Arte: Taira Akitsu, Franz Vohwinkel

Editorial: Devir Iberia

En Tuareg los jugadores se ponen en la piel de líderes de tribus que tendrán que moverse por el tablero para conseguir las mejores mercancías y los mejores cambios posibles, siempre sin interferir en los movimientos que haga el jugador de la otra tribu.

Además, no solo tendrán que estar pendiente de eso, si no que un asaltante irá bloqueando espacios de acción y en ocasiones le requisará ciertos elementos como penalización.

En Tuareg, el tablero de juego lo componen las mismas cartas. Por un lado, las cartas de borde son unas que se ponen siempre siguiendo un dibujo y que además harán también las veces de zonas de acción que los jugadores podrán aprovechar. Y por otro lado, las cartas del centro se dividen en cartas de tribu y cartas de mercancías, que más adelante veremos para que sirve cada una de ellas.

El juego se juega en múltiples rondas donde los jugadores colocan las 3 figuras tuareg de las que disponen. Estas serán colocadas en cualquiera de las cartas tanto del borde como en las de tribu o mercancía.

La ronda de juego consta de las siguientes fases:

1.- Mover el asaltante

El asaltante es la figura blanca que ronda a ronda se va moviendo de carta en carta por aquellas que componen el borde del tablero. Esto hace que quede invalidada la fila o columna donde se halle, y además, cuando llega a uno de los bordes, los jugadores deberán pagar la penalización que se les aplica.

2.- Colocar figurar tuareg

Los jugadores colocan de manera alternativa sus figuras de tuareg. Las restricciones que hay a la hora de colocarlas son las siguientes y no se pueden colocar en:

  • Una fila o columna donde ya haya una figura de cualquier color
  • En la casilla donde se encuentre el Asaltante
  • En los bordes del tablero
  • Sobre una casilla donde ya haya otro tuareg

3.- Colocar marcadores de tribu

Los jugadores colocan sus marcadores de tribu en la intersección de sus figuras tuareg, lo que dará como resultado que siempre sea en una carta de tribu o de mercancía.

4.- Realizar las acciones

El jugador activo realiza todas las acciones de las cartas donde tenga puestos sus figuras tuareg y sus marcadores de tribu. Esto puede ser en las cartas de borde o en las de tribu o mercancía. En total, y en condiciones normales, este ejecutará hasta 5 acciones que como digo, se pueden realizar en el orden que se desee.

Si la figura tuareg o marcador de tribu está en una carta de mercancía, retira la figura o el marcador y coge el recurso correspondiente de la reserva. Los recursos pueden ser dátiles, sal, pimienta, monedas o puntos de victoria. A continuación, coge la carta de mercancía, la retira del tablero y pone una del mazo de tribu bocabajo.

Si la figura o marcador está en una carta de tribu, retira su figura o marcador y coge la carta y paga los recursos que indique,. Luego, la coloca en su zona de juego. A continuación, coloca en el espacio vacío una carta de mercancía bocabajo.

Las cartas de tribu que los jugadores van cogiendo se colocan en la zona del jugador, formando como mucho una matriz de 3 filas por 4 columnas.

Las cartas de tribu pueden otorgar beneficios que se aplican durante toda la partida, o bien pueden contener directamente mercancías adicionales que el jugador obtiene inmediatamente.

5.- Voltear las nuevas cartas

Todas aquellas nuevas cartas que se colocaron en el tablero se ponen ahora bocarriba disponibles para la nueva ronda que va a comenzar.

Hay ciertas reglas que limitan, por ejemplo, el número de mercancías que puede tener un jugador de una ronda a otra, que en siempre es 10. O el número de monedas de oro, que no pueden ser más de 3.

La partida termina al final de la ronda en la que un jugador consigue colocar su decimosegunda carta en su zona de juego.

El jugador con más puntos de victoria se proclama vencedor de la partida.

Opinión del juego:

Tuareg es un juego de colocación de trabajadores con una mecánica de colocación basada en una limitación espacial muy específica y lo que le da el toque diferencial respecto a otros. Ese especie de puzzle de decisiones es lo que ha hecho de Tuareg un juego tan querido y enormemente satisfactorio entre otras cosas.

Y «esas cosas» son precisamente la sensación que tienen los jugadores de que en cada ronda siempre hay algo que hacer, que recibir, una decisión que tomar en función de donde el otro jugador se va colocando.

El juego se mueve en 2 niveles. Por un lado en esa propia colocación, y por otro lado en la creación del área de juego del jugador, donde irán colocando las cartas de tribu que vayan consiguiendo pagar.

Es increíble como el hecho de que las cartas tengan bonificaciones permanentes hace de Tuareg un juego con una profundidad tal que haya hecho que se convirtiese en uno de los grandes exponentes de la linea de juegos de 2 jugadores que publicara Kosmos en su día.

Tuareg es un título de reglas sencillas, de setup fácil y contenido, al igual que el tamaño de la caja donde viene, que tiene los componentes necesarios en una caja pequeña que hace las delicias de cualquier ludoteca que se precie donde el espacio empieza a ser un problema.

Y es que han pasado los años para este título. Años que no lo han envejecido en absoluto porque sigue aportando la misma frescura a las partidas como ya hiciera antaño. No se ha quedado viejo ni sus mecánicas resultan aburridas, por lo que ahora que tenemos la oportunidad de que Devir ha vuelto a hacer una reimpresión, es el momento adecuado de que jugadores que no disfrutaban de los juegos de mesa hasta ahora, puedan hacerse con una copia y tenerlo en casa.

Para mí es un imprescindible y me ha funcionado con todos y cada una de las personas con las que lo he jugado, dando partidas lo suficientemente provechosas para que el tiempo se te pase volando y te quede esa sensación tan placentera después de terminar donde te das cuenta que has esta jugando sin cansarte en absoluto. Eso sí, has pensado de lo lindo para poder optimizar todos y cada uno de los turnos que has jugado.

En definitiva, no podemos hacer otra cosa que recomendarlo encarecidamente.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.