Hoy descubrimos… 16 Sheep

Las ovejas se han escapado. El abuelo Eugenio se ha despistado y ahora tiene que buscarlas por el campo porque se han escondido entre los arbustos. Ayudadlo en su trabajo y a ver cuántas conseguís recuperar. Hoy descubrimos… 16 Sheep.

Autor: Eugeni Castaño

Arte: Pedro Soto

Editorial: TCG Factory

En 16 Sheep los jugadores tendrán que coger las ovejas que indique el dado en esa tirada. La partida en este tipo de juegos infantiles es muy sencilla: todas las fichas de arbusto bocabajo y aleatorizadas en el espacio de juego. A un lado de esta zona, la figura del abuelo y el dado, y ya se puede empezar la partida.

En el turno de un jugador deberá tirar el dado y ver que es lo que muestra en la cara resultante. El dado consta de varias combinaciones de color de oveja y número (1 oveja blanca, 1 oveja negra, 2 ovejas blancas y 2 ovejas negras).

A continuación, el jugador deberá descubrir tantos arbustos como ovejas haya en la cara del dado. El jugador acierta el turno si encuentra tantas ovejas y su color correspondiente como en el dado.

En el caso de que el dado muestre 2 ovejas, si al girar el primer arbusto ya no se acierta, el jugador no debe girar el segundo arbusto.

En el caso de que se acierte, el jugador tiene otro turno extra y si lo vuelve a conseguir, un último turno extra. Aunque siguiese acertando ya no jugará más turnos seguidos: solo un máximo de 3. Si un jugador consigue acertar 3 turnos seguidos se lleva la ficha del abuelo Eugenio.

Sea como sea, cada vez que acierte, se queda para sí las fichas de arbusto para el cómputo final.

En el caso de que falle, no coge ninguna ficha de arbusto, ni aunque en un turno tenga que revelar 2 ovejas y la primera la haya acertado.

Pero en los arbustos no solo hay ovejas, también encontraremos la imagen del perro y del lobo. En cuanto al perro, si este es revelado, cuenta como un acierto automático independientemente del número de ovejas que se buscaban. Además el jugador se queda con la figura del perro porque también cuenta para el final de partida.

Por contra, si sale el lobo y ese jugador no era poseedor del perro, debe devolver una de sus ovejas a la caja, la cual pasa a estar fuera del juego.

Si el jugador tuviese el perro en su haber, este ahuyenta al lobo y no pierdes ninguna oveja pero salen fuera de la partida tanto el perro como el lobo.

La partida termina cuando alguien encuentra y se queda la última oveja de la zona de juego, o cuando ya no sea posible conseguir las ovejas que queden en función del resultado del dado.

A continuación se lleva a cabo la puntuación del juego donde cada jugador suma 1 punto por cada oveja que tenga y 2 puntos al jugador que tiene la ficha del abuelo Eugenio.

Se proclama ganador el jugador que más puntos tenga.

Opinión del juego:

16 Sheep es otro de los títulos de la linea de juegos infantiles de la editorial TCG Factory, donde ponen especial atención a que los componentes sean especialmente atractivos y visuales para los más pequeños de la casa. Además, y como principal elemento diferencial, estos juegos buscan desarrollar ciertas aptitudes dentro del aula así que pueden ser perfectamente utilizados como herramientas didácticas.

Es un juego de tipo memory donde los jugadores deben ser capaces de recordar el lugar donde están las ovejas que van a necesitar después de hacer una tirada. Y es que en el momento en que se tira el dado, se da la vuelta a una ficha de arbusto y no se acierta, se vuelve a poner bocabajo, con lo que los jugadores no solo deben jugar en su turno sino que tienen que estar atentos durante el turno de los demás jugadores.

No soy para nada especialista en temas didácticos con los más pequeños, y esto ya es decir más de lo que realmente se de estos temas, pero cuando un juego rezuma aspectos tan claros en los que pueden ayudar a los peques a que aprendan a esperar su turno, a estar atentos durante el de los demás, a saber tomar elecciones en base a la observación, etc.

Pero además, tengo que decir que es uno de esos juegos que se disfruta como adulto viendo como los niños poco a poco van pidiendo que salga a mesa, como los pequeños jugadores van asimilando mecánicas y entendiendo el juego más allá de simplemente dar la vuelta a una ficha de arbusto y ver que sucede.

En definitiva, un juego de esos de caja pequeña en las que aprecio muchas más bondades de las que suelo percibir en un juego de adultos, donde evidentemente busco otras cosas. Y quizá por lo profano que soy en el tema, me gusta encontrar esos detalles.

Nos vemos en la próxima.

Es un juego infantil de tipo memory donde se premiará la agudeza visual y la memoria para que los mas pequeños puedan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 20 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.