Hoy descubrimos… Ouch!

Las flores en el desierto cogen un tono especial: se vuelven mas bonitas porque el contexto es menos agradable. El problema es que para cogerlas corres el riesgo de pincharte con los cactus que las rodean. Veremos si eres capaz de ser quién más consiga. Hoy descubrimos… Ouch!

Autor: Romain Caterdjian, Théo Rivière

Arte: Fran Collado

Editorial: Devir Iberia

En Ouch! ponemos encima de la mesa una baraja de cartas con flores que los jugadores deberán intentar conseguir para guardar en su haber.

No va a ser fácil pues tendrán que forzar su suerte porque para coger la carta los jugadores tendrán que darle la vuelta a la carta y ver si se pinchan o no. En la partida, se barajan todas las cartas y se coloca un mercado de 6 de ellas sobre la mesa.

En el turno del jugador activo éste deberá levantar una de las 6 cartas. La peculiaridad es que tendrá que elegir uno de los 4 lados de la carta por donde va a darle la vuelta.

Si al girarla está tocando un cactus, la carta se pierde y se saca del juego. Si por el contrario no se está tocando cactus, el jugador gana la carta.

Si al voltear la carta hay un animal y el jugador no se ha pinchado, podrá aplicar la bonificación que ofrece. Si el animal es una víbora el jugador gana la carta del siguiente jugador si se pincha.

Si el animal es un fénec, el jugador puede hacer un turno extra si así lo desea.

En el momento en que un jugador consigue su 8ª carta, la partida termina inmediatamente. Cada uno de los jugadores puntuará 1 punto por cada flor que tengan en sus cartas, 4 puntos por cada conjunto de 4 flores de colores diferentes, y el jugador con más flores rojas gana 5 puntos adicionales.

Opinión del juego:

Ouch! es un juego eminentemente infantil, de eso no cabe ninguna duda, y esta es una de esas reseñas que a mí tanto me cuestan porque seguro que se pueden decir muchísimas cosas y muy interesantes a nivel pedagógico. Lo que pasa es que yo solo puedo hablar de las sensaciones que me ha provocado.

Lo he jugado con mi sobrina que si bien es cierto que siempre está dispuesta a jugar a juegos de mesa, no tiene la suficiente paciencia para pararse y asimilar unas reglas que le están explicando. Por eso, el reglamento de Ouch! al ser muy corto y con 4 reglas, hemos tenido la suerte de ponernos a jugar desde el principio.

Es cierto que al ser un juego de forzar la suerte el juego, el juego te da siempre las suficientes herramientas para generar satisfacción y engancharte a la partida. Eso es interesante y muy inteligente a la vez.

Las partidas son super rápidas y siempre con un toque divertido, pues la alegría en la cara de los peques cuando no se pinchan, u oírles decir bien fuerte Ouch! cuando se pinchan, la verdad es que vale la pena.

Más adelante les puedes explicar que las cartas con más flores son más complicadas y que tienen que arriesgar en coger sets de colores aunque sean cartas más difíciles. Pero para un primero momento, está genial con lo básico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.