Hoy descubrimos… Port Royal Big Box

Firme esa jarcia, que esto puede reventar! Tenemos una vía de agua, todos a sus puestos. Ya está todo en tierra? No, aún falta el ron. A ver qué nos dice el mapa… es por aquí! No hay confusión. Ahora toca hacer negocios y contratar a los mejores profesionales… Bienvenidos. Hoy descubrimos… Port Royal Big Box.

Autor: Alexander Pfister

Arte: Fantasmagoria Creative

Editorial: TCG Factory

En Port Royal los jugadores deberán ir sacando cartas de un mazo mientras fuerzan su suerte para ser el jugar más rápido en conseguir 12 puntos de influencia, que vendrán a través de los profesionales que vayamos contratando y de los contratos que vayamos cumpliendo.

Las cartas de juego tienen todas un mismo reverso dónde se puede ver la imagen de una moneda, que será el elemento de cambio para las compras que vamos a ir realizando. Siempre que el juego nos diga de ganar unas monedas, deberemos cogerlas del mazo de robo y quedárnoslas por esta parte.

El turno de juego es muy sencillo. El jugador activo tiene que realizar dos fases, una primera de Descubrir, y puede que haya una segunda fase de Comerciar y contratrar.

En la fase de descubrir, el jugador activo irá revelando cartas del mazo de robo de una en una. Las cartas que puede ir robando son de 4 tipos: profesiones, expediciones, impuestos o barcos.

En cualquier momento, el jugador puede decir dejar de robar cartas y pasar a la segunda fase, o bien, en el momento en que el jugador roba el segundo barco del mismo color, acaba su turno inmediatamente. Si ocurre que el jugador roba el segundo barco y no lo puede ahuyentar, su turno termina inmediatamente y el resto de jugadores ganará una moneda por cada bufón que tengan en juego.

Si por el contrario el jugador decide terminar su turno antes de que aparezcan dos barcos del mismo color, pasará a la fase 2. Pero antes de explicar eso, es importante saber que una vez se revelan los barcos, estos se pueden mantener en el mercado o bien ahuyentar para reducir las posibilidades de caer en la ronda. Para ahuyentar, deberemos tener como mínimo el mismo número de sables que indique el barco. Estas cartas las podemos conseguir de otras cartas de profesiones que hayamos adquirido.

Si la carta robada es de impuestos, se aplican penalizaciones al jugador que más monedas tenga, y otorga una moneda al que mayor o menor número de puntos de prestigio posea, en función de la carta que haya salido.

Finalmente, si la carta robada es de expedición, se pone en juego pero aparte para que cualquier jugador en su turno tenga la posibilidad de completarla y ganar las recompensas que ofrece.

En la segunda fase del turno, el jugador activo tendrá la posibilidad de coger tantas cartas del mercado en función del número de cartas de barco que ha sacado. Si decide quedarse con algún barco, simplemente coge el número de monedas que indique y pone el barco en la pila de descarte.

Si lo que decide coger es una carta de profesión, entonces deberá pagar las monedas que indique la carta y ponerla en su zona de juego. A partir de ahora podrá beneficiarse de lo que aporte dicha profesión.

En el momento en que un jugador consiga 12 puntos de influencia, se termina la ronda y se procede a acabar la partida.

Pero hemos dicho que esta reseña es de una Big Box, y por lo tanto vamos a hablar de lo que trae adicionalmente, solo que esta parte la dejamos para la opinión del juego.

Opinión del juego:

Port Royal Big Box es una reedición (necesaria) del clásico juego de Alexander Pfister donde los jugadores deberán forzar su suerte sacando cartas de un mazo para maximizar las opciones que tienen de conseguir puntos y monedas. Todo gira en torno a la cantidad de barcos y el color que saquen en su turno.

Mientras los barcos que vayan apareciendo al revelar cartas sean de colores distintos entre si, no habrá ningún problema. Si por el contrario aparece uno que ya esté sobre la mesa, su turno acaba de manera inmediata. Bajo esta simple premisa, acota muy bien el turno y hace que los jugadores deban tomar decisiones en base a esa variable y se fijen más en si el resto de cartas que han ido revelando les sirven lo suficiente como para terminar su turno cuando ellos lo decidan.

Los jugadores van a ir gestionando también el poder ahuyentar los barcos mediante las cartas de profesión que van consiguiendo, y esta es parte de la grandeza del juego. Quizá no van a poder optar a poder quedarse con tantas cartas al final del turno pero si que pueden aumentar el tiempo que van poder ir revelando cartas.

Pero ojo, porque quedarse con barcos en la zona de juego también aporta monedas al final del turno si son las cartas que el jugador se queda, así que la fina linea entre lo que se puede y lo que se debe hacer es demasiado delgada y tensa.

Además, el juego viene en su versión Big Box, lo que nos trae un montón de material adicional que ayuda a darle mas variedad al juego.

Lo primero y lo que más me ha sorprendido es que el juego trae una versión reducida del mismo en un mazo de cartas para que llevarse el juego fuera de casa ya no sea una excusa. Y además ese mazo nos sirve para meter más cartas nuevas si jugamos con el juego normal.

Por otro lado trae otra expansión que además de aportar profesiones y nuevos barcos, trae contratos que los jugadores podrán ir cumpliendo y marcando poniendo uno de sus 3 cubos en la carta. Ganarán más monedas si son los primeros en conseguir esos contratos, y si consiguen hacer o 2 y 3 de ellos, ganarán puntos de influencia adicionales.

Finalmente, el juego trae un modo campaña que dota al juego de cierta narratividad. Y digo cierta porque lo único que hace es presentar un capítulo con unos condicionantes. De esta solo hemos jugado una partida y no podemos decir mucho más de ella, pero si algo tenemos claro es que nos han quedado ganas de explorar que es lo que va a pasar en turnos posteriores.

En definitiva, un juego con unas posibilidades muy grandes y con una curva de entrada mínima. Un familiar en toda regla donde los grumetes de la casa se lo van a pasar en grande y que dicho sea de paso, ha servido para volver a meter en las ludotecas actuales un juegazo en una edición que deja en pañales a las anteriores.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + trece =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.