Hoy descubrimos… Crash Octopus

Todo se ha caído, y ahora tenemos que recorrernos el océano intentando recuperar aquello que era nuestro. Movemos un poquito el barco, cogemos este cargamento y que no se nos olvide el capitán. Pero, espera… que es aquello? Un pulpo gigante? No va a ser fácil, te lo aseguro. Hoy descubrimos… Crash Octopus.

Autor: Naotaka Shimamoto

Arte: Yoshiaki Tomioka

Editorial: SD Games

En Crash Octopus nos encontramos en alta mar, en un espacio delimitado por la circunferencia que crea una cuerda azul. Este será nuestro tablero de juego en el que encontraremos cosas muy variopintas. En primer lugar, cada jugador contará con un barco y un token de ancla que definirá su conjunto principal de jugador.

El objetivo del juego es ser el primer jugador en colocar una pieza de cada tipo encima del barco. Y es que el océano está lleno de piezas distribuidas al azar desde el inicio de la partida. Hay tantos sets como jugadores haya, y habrá que intentar llevar a cubierta las piezas.

Cada jugador tiene una bandera que es la que le permite golpear las piezas para acercarlas a su barco, y en el momento en que toque el casco es cuando se podrá subir a bordo. Mediante unas reglas de golpear y de que sucede cuando una pieza toca otra, o que pasa cuando se caen del barco, etc. los jugadores van montando esas piezas.

Pero no todo es tan sencillo como parece, pues un pulpo gigante merodea por el agua dejando entrever parte de su cabeza y sus tentáculos, lo que hará entorpecer el movimiento de las piezas hacia los barcos.

Cada vez que un jugador consigue colocar una pieza en su barco, avanza una pieza de cangrejo en un marcador de cuentas que hay el cordón que limita el área de juego. Si se avanza sobre una bola azul se termina el turno normal, pero si avanza sobre una bola negra, se procede a hacer un ataque del pulpo.

El ataque del pulpo se realiza lanzando un dado sobre la cabeza del pulpo. Si al caer toca algún barco y tira al mar alguna pieza, el ataque habrá surtido efecto. Si no lo consigue, tendremos que mirar que lado del dado ha salido. El lado rosa permite mover la cabeza del pulpo donde está el dado, y negro mueve un tentaculo.

Este lanzamiento lo van a realizar todos los jugadores por orden y todos tendrán la oportunidad de derribar algún barco contrario.

Pero no es solo eso lo que trae el juego, si no que trae unas miniexpansiones que se pueden añadir al juego y que permiten que se jueguen como minijuegos: una isla y un barco pirata. Esto va a dar más rejugabilidad a las partidas y más risas si cabe.

La partida estándar termina cuando un jugador consigue subir las 5 piezas al barco o bien cuando el marcador de cuentas ha llegado al final, en cuyo caso el vencedor del juego será quién tenga más piezas encima.

Opinión del juego:

Es prácticamente innegable que lo que más llama la atención de la locura de este Crash Octopus es su puesta en mesa. Piezas de mercancías, pulpos gigantes, tentáculos, etc… Además, cuando me enteré que el juego era de habilidad dando golpes a las cosas con una bandera, me generó una necesidad impresionante de tenerlo.

Como decía durante la reseña, Crash Octopus es una carrera de habilidad donde los jugadores luchan por ser los primeros en llenar su barco con lo necesario antes de que termine la partida o antes de que lo haga otro jugador. Por el camino nos encontramos con reglas maravillosas como tirar un dado que ejemplifica el ataque de un pulpo, o el movimiento de la cabeza y tentáculos del monstruo marino.

Os voy a decir una cosa: este juego es una fiesta. Este juego no se juega sentado, si no que se juega alrededor de una mesa donde todos los integrantes deben estar de pie, moviéndose y buscando el mejor ángulo de tiro. Se van a generar momentos de risas, de gritos y de lamentos, pero sobretodo es un título que resuelve todos los inconvenientes físicos de una manera totalmente elegante.

Una producción espectacular que empieza a llamar la atención desde la propia caja, y que ayuda a ver el juego de una manera distinta. Y es que tiene cosas tan espectaculares como la mecánica de movimiento del barco, que se hace lanzando el ancla hacia un lugar con la bandera, y se mueve el barco a ese lugar.

Tengo poco más que decir, no mucho más allá de que nos lo hemos pasado como enanos jugando. Nos hemos reído muchísimo porque hemos hecho que el dado generase interacción poniendo tentáculos para fastidiar y moviendo piezas que venían bien para otros jugadores. No nos queda otra más que recomendarlo encarecidamente.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.