Hoy descubrimos… Las Aventuras de Robin Hood

Las injusticias provocadas por el Príncipe Juan están mermando a un reino y ahogando a impuestos a sus habitantes. El Rey partió a luchar y su hermano está destrozándolo todo. Solo nos queda la resistencia que algunos lugareños están haciendo. Hoy descubrimos… Las Aventuras de Robin Hood.

Autor: Michael Menzel

Arte: Michael Menzel

Editorial: Devir Iberia

En Las aventuras de Robin Hood nos ponemos en la piel de los famosos compañeros del también afamado ladrón de los ricos de la Inglaterra del condado de Nottingham de principios del s.XII.

De un modo cooperativo, los jugadores irán recorriendo una campaña a lo largo de 9 episodios donde recorrerán los famosos escenarios como el bosque de Sherwood o la mismísima ciudad de Nottingham.

El mapa por el que nos iremos moviendo tiene una particularidad que hace que el juego ya sea algo novedoso de por sí: tiene unas losetas removibles que irán cambiando conforme la partida se vaya desarrollando y vayamos tomando decisiones que guíen nuestro camino.

Lo que nos lleva a hablar del core del juego: el libro de textos. Las Aventuras de Robin Hood es un juego narrativo con apoyo de tablero, pero todo lo que pase encima de él, nos llevará a un párrafo del libro que tendremos que leer.

Este libro probablemente nos lleve a tener unas consecuencias que puede hacer que evolucione el tablero o las figuras que encontramos encima.

Cada jugador controla una cantidad de figuras en base al color que han recibido, pero lo curioso de eso es que algunas de ellas representan la velocidad de movimiento del propio meeple.

Es un juego eminentemente narrativo, con lo que explicar o enseñar ciertas cosas en la reseña acabaría con la sorpresa que ofrece el juego, así que me voy a centrar en lo que realmente puedo contar.

La partida se desarrolla en una serie concreta de turnos hasta que se llega al final o se da un condicionante de final de partida.

El juego dispone de una bolsa de tela negra en la que iremos sacando unos discos cuyo color va a determinar quién va a ejecutar las acciones que tiene disponibles en función del párrafo que hayan leído en ese punto.

Tenemos movimiento libre por todo el mapa, con ciertas restricciones de movimiento, donde los jugadores irán colocando sus meeples de acción. Pueden usarlas todas o solo alguna con las que indicar la dirección y la velocidad que toman.

En función del uso de estas, se añadirán unos cubos a la bolsa, llegando un momento en el que tendremos elementos de diversa y variada índole que buscaremos en un momento u otro de la partida.

El turno transcurre con normalidad mientras vamos sacando también discos que hacen que los contrincantes se muevan también por el tablero. Un track de esperanza marcará el destino de nuestro éxito o no en la partida y siempre podremos volver a repetirla.

Hay muchos más elementos que iremos viendo conforme pasan las partidas, porque las reglas del juego se irán aprendiendo conforme pasan los escenarios.

Opinión del juego:

De Las Aventuras de Robin Hood poco tengo que decir a nivel mecánico que pueda explicar sin destripar alguna sorpresa, pero si podemos analizar que nos ha parecido y que bondades le encontramos.

Lo primero que cabe destacar es que es del mismo autor que Las Leyendas de Andor, viendo ciertas similitudes entre ambos juegos. Los dos tienen un reglamento auto explicativo y que se va aprendiendo conforme pasan los turnos y las partidas de la campaña.

Este elemento hace que si juegas partidas seguidas tengas el reglamento fresco y solo tengas que ir sumando las nuevas excepciones o reglas, y eso ayuda mucho al aprendizaje progresivo y a no frustrarte.

En muchas ocasiones tienes que tomar decisiones de hacia donde quieren enfocar la exploración del escenario, y eso va a hacer que el juego les lleve por unos derroteros inesperados, y que tengan que visitar el libro de textos.

Y que libro de textos. Que cantidad de opciones, de inventiva, de narrativa maravillosa en un juego que, si bien se vende como familiar, la verdad es que tendría un puntito muy pequeño más. Fácil en reglamento, poco profundo, pero un puzzle precioso donde perderse una y otra vez.

Una de esas experiencias que al jugar una campaña entera te aporta una inmersión agradable y placentera.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.