Hoy descubrimos… Aqualin

El arrecife está lleno de criaturas marinas de todos los colores. En ocasiones se juntan por especies, y en ocasiones por colores. Sea de la forma que sea, el arrecife pronto se llena y habrá que ver cual es la manera de organizar predominante. Hoy descubrimos… Aqualin.

Autor: Marcello Bertocchi

Arte: Sophie Rekasowski

Editorial: Devir Iberia

En Aqualin los jugadores juegan fichas de criaturas marinas por turnos sobre un tablero que hace las veces de arrecife. Durante la partida, uno de los jugadores tendrá que hacer grupos de fichas del mismo color, mientras que el otro jugador deberá hacer grupos de fichas del mismo tipo de animal.

Las fichas del juego tienen dibujados 6 tipos de animales distintos en 6 diferentes tipos de colores. Esto forma un total de 36 fichas todas distintas entre ellas.

El turno de un jugador se compone de las siguientes 3 fases:

  • Mover una criatura marina

En el momento en el que haya al menos una sola ficha en el tablero de arrecife, el jugador activo debe mover una de las fichas que haya. La puede mover en su vertical o en su horizontal tantas posiciones como quiera hasta que se encuentre con otra ficha o con el borde del tablero.

Esta es una de las maneras en las que los jugador irán consiguiendo que las fichas se coloquen en los sitios que más les convenga en función de su condición de victoria, es decir, o juntar animales iguales o juntar colores iguales.

  • Colocar una criatura en el arrecife

Siempre hay un mercado de 6 fichas disponible y visible para todos los jugadores. Pues bien, en este momento se coge una de esas fichas y se coloca en cualquier espacio libre del arrecife que el jugador quiera.

  • Reponer el estanque

Se coge una ficha nueva de la reserva, se revela y se coloca en el mercado para así dejar las 6 fichas disponibles par el otro jugador

En el momento en que todas las 36 fichas se han colocado en el tablero, se termina la partida y se procede al recuento de puntos. Cada jugador debe contar los grupos de fichas iguales o mayores a 2, y mirar la tabla de puntuación para contar cuantos puntos otorga cada grupo en función de lo grande que sea.

Evidentemente cada jugador hace el conteo en base a su objetivo: o bien por colores o bien por figuras. Así pues, se evalúan los grupos de los colores, y los grupos de los 6 animales. Las fichas se consideran en grupo siempre y cuando estén adyacentes ortogonalmente.

El jugador con más puntos gana la partida.

Opinión del juego:

Aqualin es un juego abstracto para exclusivamente 2 jugadores con unas reglas muy muy sencillas. En el turno del jugador solo tiene que mover una de las fichas que ya hay en el tablero, colocar una nueva del mercado y revelar una de la reserva para que vuelvan a haber 6.

Esto se va a desarrollar de esta manera por ambos jugadores hasta el final de la partida. Ya veis que no es para nada complicado y sin embargo, conforme se van sucediendo los turnos la cosa se va complicando porque nadie quiere dejar pasar la oportunidad de mover una ficha a un lugar concreto, pero siempre «cerrando» el movimiento posterior.

Y es que tiene algo muy básico pero a la vez maravilloso que viene intrínseco en el juego, y es que las piezas sirven para los dos jugadores, pero no de igual manera. Esto quiere decir que el peso que adquiere una pieza en un momento dado puede no tener la misma importancia para ambos jugadores. Pero esto puede cambiar en turnos posteriores si el escenario de fichas en juego cambia.

Es un juego lleno de decisiones aún con las pocas acciones que se llevan a cabo, y tiene algo que tienen los grandes títulos de estas características. Una de ellas es el tiempo corto de partida, lo que permite poder jugar varias para poder mitigar errores que hayas podido cometer y quedarte con la espinita de no haber ganado.

La otro que me maravilla es lo atrayente de la producción que tienen los juegos con fichas de baquelita. Que aunque tiene pocos componentes, estos son de calidad. Y esto, para los que amamos la física de los materiales, es algo que nos engancha sobremanera.

En definitiva, un juego muy curioso para 2 jugadores y que da partidas con la suficiente tensión para que lo disfrute un gran abanico de jugadores.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.