Hoy descubrimos… FYFE

En ocasiones hay juegos que simplemente por la mecánica sencilla y por su gran producción te llaman mucho la atención. Si además le sumas que te devanas los sesos por maximizar los puntos, tenemos uno de esos casos entre manos. Hoy descubrimos… FYFE.

Autor: Kosch

Arte: Lukas Siegmon

Editorial: SD Games

En FYFE los jugadores tendrán que intentar cubrir un tablero personal a modo de cuadrícula de 5×5 con fichas que se irán sacando de una bola común para todos los jugadores. Cada uno de los jugadores tiene 15 tablas de puntuación que se irán colocando en las columnas, diagonales y filas del tablero.

Vamos por partes. Lo primero son las fichas, las cuales contienen 3 tipos de información:

  • Color (azul, verde, lila, rojo y amarillo)
  • Número impreso (1, 2, 3, 4 y 5)
  • Símbolo (flor, hoja, piña, cabeza y tortuga)

La combinación de estos 15 elementos da un total de 125 fichas cada una diferentes entre ellas. Así pues, habrá que pensar muy muy bien dónde colocar cada una de ellas en el momento adecuado.

El turno de la partida se juega de la siguiente manera y todos los jugadores a la vez:

1.- Sacar ficha de la bolsa.

En la primera ronda de juego, cada jugador saca dos fichas y las coloca en los dos espacios de su reserva. En rondas posteriores solo se sacará una, excepto en la última ronda (la número 25) que se colocará la que se tenga remanente en la reserva.

El propio manual recomienda que se vaya pasando la bolsa porque es muy común que alguien se salte una ronda o que vaya una por delante, con lo que si alguien controla el ritmo, pues mucho mejor.

2.- Activar amuleto de la suerte.

En el momento en que un jugador saque una ficha de amuleto de la suerte, se pone en el centro de la mesa y esto querrá decir que todos los jugadores, en este momento de la ronda y cuando ya tengan sus 2 fichas en la reserva, podrán decidir activar uno de los amuletos que todavía tengan por su lado activo.

Estos amuletos les permitirán activar poderes tales como mover fichas del tablero de un lado a otro, colocar un comodín en el tablero, poner nuevas tablas de puntuación, etc.

3.- Colocar una ficha.

De las dos fichas de la reserva, el jugador elige la que quiera y la coloca en un espacio vacío de su tablero. Importante tener en cuenta las tablillas de puntuación que ya estén colocadas para intentar optimizar la jugada.ç

4.- Colocar una tablilla de puntuación.

Si en la columna, fila o diagonal donde se ha colocado la ficha no hay ninguna tablilla al final, se debe poner una de las que nos queden disponibles. Hay que tener en cuenta que además se pueden poner todas las tablillas que se quiera en el momento en el que se desee, pero esto, si no hay fichas en juego, es cavarse su propia tumba porque estas reduciendo tus propias posibilidades.

5.- Puntuar.

En el momento en el que se consigue puntuar una tablilla porque se cumplen todos los condicionantes de la fila, columna, diagonal o fila, se le da la vuelta a la tablilla para mostrar el círculo completo de puntos. Estos ya están asegurados para el final de la partida aunque un poder de un amuleto nos permita cambiarlo por otro nuevo.

Si además, se es el primero en conseguir esa tablilla, se añaden unas losetas que otorgan 3 puntos adicionales.

En el momento en que se colocan las 25 fichas en el tablero, se procede a la puntuación y se termina la partida.

Opinión del juego:

En FYFE nos encontramos ante un juego abstracto de tipo rompecabezas con unas mecánicas sencillas pero con el suficiente quebradero de cabeza para poder obtener la mayor cantidad posible de puntos.

Es un juego con azar, con una alta dosis de azar, con lo que a los que no les guste este aspecto, deben huir de él. Pero si no te importa, quédate que te sigo contando. Porque es con este azar con el se juega directamente, ya que los jugadores deberán intentar mitigarlo con la colocación precisa de la ficha en el lugar que mejor convenga y la colocación de las tablillas en función de lo que ya tienes en el tablero y lo que tienen los demás. Hay que recordar que no hay dos fichas iguales, con lo que si la necesitas y alguien la tiene, estas vendido.

4 reglas, puntuación muy fácil, producción maravillosa y poco más que decir del juego. Un multisolitario de partidas rápidas y con el suficiente pique para echarse una segunda o tercera.

Familiar por reglas pero complicadillo en la optimización de la colocación de fichas y tablillas. Uno de esos juegos que se quedan en la estantería.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.