Hoy descubrimos… Yak

En las altas cumbres del Himalaya, los grandes animales conocidos como yaks tiran de las carretas que llevan alimentos y piedras a través de los pueblos guiados por mercaderes para poder abastecer a la población. La niebla acecha, y no podemos perdernos. ¿Te atreves?. Hoy descubrimos… Yak.

Autor: Michael Luu

Arte: Chris Quilliams

Editorial: Asmodee

En Yak los jugadores encarnan a miembros de una tribu que ayudarán a guiar a los comerciantes que guían carretas tiradas por estos animales a través de las montañas para poder vender alimentos y abastecer a las buenas gentes de las montañas. Además, aprovechan su método de transporte para traernos las piedras que nos ayudarán a construir las torres que tenemos que hacer para poder ayudarlos a no perderse.

Y es que la niebla acecha y va subiendo inexorablemente, lo que puede hacer que los animales se confundan y pierdan el rumbo durante el camino. Hay que ser rápidos y ser el primero en poder tener la torre lista antes que el resto de jugadores para poder ganar la partida.

El juego se desarrolla a lo largo de varias rondas, las cuales se dividen en 3 franjas horarias (fases) como son el Amanecer, el Mediodía y el Atardecer. Vamos a ver qué se ve en cada una de estas fases.

1.- AMANECER

Cada uno de los jugadores cuenta con un conjunto de 3 cartas con las acciones Construir, Reabastecer y Mercado. En esta fase cada uno de los jugadores elige en secreto una carta y la coloca bocabajo.

2.- MEDIODÍA

Empezando por el jugador que tenga frente si a la cria de yak empezará ejecutando la acción de la carta que ha elegido, y a continuación y en sentido de las agujas del reloj, el resto hace lo mismo con su carta elegida.

Las acciones que hay disponibles en las cartas son:

  • Construir:

El objetivo del juego es construir una torre, y para ello necesita las piedras que tiene la carreta tiene delante de su tablero en ese momento. Lo que deberá hacer es entregar sus alimentos a la carreta con el fin de poder coger las piedras que haya. Pero ojo, hay ciertas restricciones que se deben tener en cuenta y van en función de la carreta con la que se esté comerciando.

Cada una de ellas tiene unos carteles que indican que puede o no puede recibir. Por otro lado, dependiendo de cuántos alimentos se entreguen, se puede coger un número u otro de piedras. En el caso de que haya piedras azules, estas se consideran de cualquier color, lo que pasa es que costará un alimento más cogerla.

La construcción de la torre se hace en el tablero de cada jugador. La base de cada torre se compone de 5 piedras y cada una de los pisos superiores será de una piedra menos hasta llegar al nivel en el que haya solo 1 sola piedra.

En el caso de que la carreta se quede vacía, se roban 3 nuevas de la bolsa y se colocan para que vuelva a tener disponibles para el siguiente jugador.

  • Reabastecer:

Esta acción permite que el jugador coja todos los alimentos de un mismo tipo y los coloque en su tablero de jugador, teniendo en cuenta que el máximo que puede almacenar en total son 8 piezas de alimento.

A continuación, roba una piedra de la bolsa y la coloca en la carreta siempre y cuando no exceda el número máximo de piedras que es 4. En el caso de que esto pase, simplemente no se saca la piedra de la bolsa.

  • Mercado:

Esta opción permite al jugador coger 2 alimentos del centro del tablero y añadirlo a su tablero, respetando siempre el límite personal de 8 alimentos que puede contener.

A continuación coge 3 piedras y coloca 1 en una carreta a su elección, devolviendo las otras 2 a la bolsa.

En el momento en que un jugador roba una piedra de niebla de la bolsa (blanca), los jugadores tienen que cambiar la dirección de las carretas y a partir de ese momento irán girando en contra de las agujas del reloj. Evidentemente, cuando volviese a salir posteriormente otra niebla se volverían a girar las carretas volviendo a su dirección inicial.

A continuación roba otra piedra para seguir haciendo la acción que estaba haciendo de manera normal y poder abastecer las carretas como tocaba.

La ficha o fichas de niebla robadas se ponen en el marcador de montaña. La primera vez que se coloque la tercera niebla, se retira la ficha bloqueante y se devuelvan las piedras blancas a la bolsa. Ahora el marcador consta de 4 espacios y si este se llena, no se devuelven a la bolsa, quedando solo 1 piedra de niebla para el resto de la partida en la bolsa.

3.- ATARDECER

En esta fase los jugadores recuperan la carta que han jugado, mueven las carretas un espacio en la dirección que toca, se pasa el token de jugador inicial al siguiente jugador en sentido horario y se da comienzo a un nuevo día.

El final de la partida se desencadena en el momento en que un jugador haya conseguido terminar el 4º nivel de su torre al final del día. Todos los jugadores disfrutarán de una última ronda y se procederá al recuento de puntos. El jugador con la torre que otorgue más puntuación será el vencedor.

Opinión del juego:

Yak es un juego de gestión de recursos donde los jugadores tienen que ir consiguiendo diferentes alimentos con los que podrán intercambiar piedras que les son necesarias para conseguir el objetivo del juego, que es construir una torre en su tablero personal.

Estos recursos van yendo en un rondel representado por carretas que se irán moviendo en las dos direcciones en función de un evento como es la niebla. Esta es una de las cosas que me parecen novedosas en Yak, que el rondel no lo recorren los jugadores para con sus trabajadores para llegar al recurso, sino que el recurso es el que se va moviendo.

En cada turno un jugador elige una de sus cartas de acción de las 3 disponibles en total, y creo que este es un punto flaco del juego. Por una parte porque no hay restricción a la hora de usarla ni penaliza más allá de lo que sea ir al mercado y no encontrar el alimento que quieres porque te lo han quitado. Quitando eso, las otras dos acciones hacen referencia a la carreta que tengas delante no pudiendo interactuar con el resto de jugadores para poder «fastidiar» su acción.

Pero por otro lado, si lo miro desde el punto de vista del tipo de juego que es, y que es un familiar plus sencillo donde se puede iniciar a gente o por lo menos darles un título para dar el siguiente salto, quizá sea la opción precisamente que hace que se enganchen, que no sea duramente punitiva y que no haya interacción.

En cuanto a la mecánica general de construcción, pues está muy bien que la puntuación dependa de los puntos obtenidos por piedras consecutivas de un mismo color. Esto le da una capa extra a la construcción y que para optimizarlo tengas que estar pensando en los posibles movimientos que van a realizar las carretas y en la dirección que lo van a hacer. Cosa que la niebla aporta ese punto de azar que hace que se nos vaya el control un poco a la trastienda.

En cuanto a la producción, pues la verdad es que los componentes son impresionantes. Ya sabéis a quién me siga, que yo soy de las personas que opinan que los juegos nunca están sobreproducidos y que me gusta que mientras mas deluxe sea, mejor. Buen material en las cartas, mucha madera (muchísima), y unas carretas y unos yaks de plástico que hacen que la puesta en mesa sea impresionantemente bonita.

Juego sencillo de reglas, con un reglamento muy clarificador, y con el texto suficiente y necesario para poder explicar el juego en 5 minutos y empezar a jugar directamente.

Una buena decisión para jugadores ocasionales y jugadores noveles que quieran un poco de gestión de recursos.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.