Hoy descubrimos… Magna Roma

El emperador nos llama para que nos pongamos manos a la obra con la construcción de la próxima gran ciudad, y no vamos a perder la oportunidad de complacerlo. Planificamos barrios, monumentos e intentamos que la gloria del imperio nos acoja. Hoy descubrimos… Magna Roma.

Autor: Matteo De Nardis

Arte: Jose David Lanza Cebrian, Sara Stanoeska

Editorial: Bumble3ee Interactive

En Magna Roma nos ponemos en la piel de constructores del Imperio Romano los cuales deberán construir ciudades con la mayor gloria posible al finalizar la partida. Estos puntos se consiguen colocando las losetas que los jugadores irán cogiendo del tablero central e irán colocándolas alrededor de su loseta inicial.

Así irán conectando iconos en ellas para obtener las mejores bonificaciones

El turno de juego es muy sencillo y se compone de los siguientes pasos:

1.- Colocar una loseta (acción obligatoria)

El jugador activo coge la loseta del tablero donde esté su marcador y la coloca en ortogonalmente a alguna de las que ya tenga en su ciudad.

Las losetas tienen en sus laterales unos símbolos que al combinarlos hacen que el jugador reciba una serie de bonificaciones. Estas bonificaciones pueden ser mayores o menores en función de si las losetas que se juntan son del mismo color o no.

En el caso de que haya una estrella, subiremos en el track del color del edificio que compongan la combinación. Si llegásemos a un beneficio en ese track, lo recibiremos automáticamente.

Como decía, en función de la combinación de iconos, podremos recibir lujos (en el tablero de mercado), prestigio (en el tablero de losetas), monedas (y las colocamos en nuestro tablero), ciudadanos (y las colocamos en nuestro tablero), aumento militar (subiremos en el tablero militar) o recibir el favor de los Dioses (subir en el marcador de Panteón).

Después de hacer la acción obligatoria, el jugador activo puede realizar solo 1 de las siguientes acciones:

  • Construir un monumento:

De las losetas disponibles de monumento solo podremos construir aquellas cuyo coste en monedas podamos pagar. Una vez comprada es indispensable que podamos colocarla en alguna de las intersecciones que formen 4 losetas que ya hayamos construido.

Las excepciones son que no podremos construir sobre nuestra loseta de Centro de Ciudad y que el Foro DEBE construirse únicamente sobre la loseta de nuestro Centro de Ciudad.

Estos monumentos darán puntos de victoria siempre y cuando hayamos colocado ciudadanos encima. Si cuentas con la versión deluxe, la loseta de templo la puedes poner fuera del tablero e ir colocando allí los meeples propios. Si cumplimos con el requisito de ciudadanos, obtendremos los puntos al final de la partida.

  • Enviar legiones a conquistar provincias:

El tablero militar tiene 3 cartas de provincias y cada una de ellas otorga puntuaciones en función de lo que pida, así pues, los jugadores deberán estar atentos de cumplir los objetivos.

Conforme vayamos subiendo en el track militar, podremos gastar lo obtenido hasta el momento y bajar el marcador para reclamar el espacio de una de las cartas de provincia y obtener así la bonificación

  • Bendecir una loseta de ciudad:

Esta acción nos permite coger uno de los marcadores de favor de los Dioses que hayamos conseguido y colocarlo sobre una de nuestras losetas de ciudad. Esta acción hace que volvamos a recibir las bonificaciones que consiga esa ciudad con las combinaciones de iconos que tenga (a excepción de las estrellas, que no se vuelven a reclamar).

Una vez una ciudad tenga un marcador de favor de los Dioses, no se podrá volver a poner otro marcador ahí.

Cuando acabes de hacer la acción obligatoria y 1 de las opcionales, el jugador coge su marcador en el tablero de losetas y lo mueve hasta un máximo de 2 espacios hacia la siguiente que quiera usar para su próximo turno. Los espacios ocupados por otro marcador de un jugador no cuentan para ese límite de 2 espacios, y siempre se saltarán al mover nuestro peón.

A continuación el jugador rellena el espacio vacío revelando una loseta del mazo bocabajo.

La partida termina cuando cada jugador ha rellenado una cuadrícula de 5×5 espacios. En ese momento se procede a la puntuación final. Las diferentes puntuaciones se obtienen por:

  • Mercado: el espacio donde esté nuestro cubo indica el valor por el que multiplicar el marcador más bajo que tengamos en nuestro tablero de Ciudad.
  • Panteón: el jugador puntúa el número de marcadores de Favor de los Dioses que tenga sin usar multiplicado por el valor donde haya acabado su marcador en el tablero de Panteón
  • Monumentos: si hemos conseguido el objetivo que marca cada monumento en número de ciudadanos, obtenemos esos puntos.
  • Cartas de provincia: sumamos los puntos de los espacios de las cartas de provincia que hayamos reclamado.

El jugador con más puntos, será el vencedor.

Opinión del juego:

Magna Roma es un juego de colocación de losetas donde los jugadores irán haciendo combinaciones con los símbolos que se vayan formando de la unión de las losetas en su ciudad. Esto hará que aumenten los tracks de ese color y que vayan consiguiendo beneficios dependiendo del icono resultante.

Algo que asustaba mucho al principio en cada explicación gente que se enfrentaba al juego por primera vez era acordarse de que otorgaba cada combinación, pero el juego trae una pequeña ayuda donde lo explica perfectamente, tanto el beneficio mayor como el menor.

El juego es de reglas muy sencillas, pero no es tan fácil poder hilar y optimizar al 100% todo lo que se puede ir subiendo en los diferentes tableros militar, panteón, mercado, etc. La gestión de todos esos recursos dota al juego de una profundidad suficiente para no considerarse un siguiente paso para los novatos que quieran dar un paso más allá de los juegos introductorios, pero si que deja un regusto muy amable en la satisfacción que ofrece de ir aumentando la propia ciudad.

Son muchas las cosas que se tienen que ir llevando, y poder tener la visión general y necesaria para no perderse en ninguna de ellas es algo que el jugador adquiere al final de la tercera partida como mínimo.

En cuanto a la producción, en nuestro caso tenemos la versión Deluxe del juego con unas miniaturas de los monumentos que quedan preciosos en la mesa, y por lo que creo que vale la pena pagar la diferencia.

Contamos también con la caja de la expansión Dominus, que altera un poco la forma de jugar del juego. Dominus cambia el tablero Militar por un mapa donde los jugadores deberán ir desplegando a sus tropas para conseguir los puntos de victoria que otorguen las diferentes zonas

Por otro lado, esta expansión también introduce Portus, una expansión en la que los jugadores jugarán con una loseta de puerto que representa el embarcadero de su ciudad, y una serie de islas por donde irán recorriendo sus embarcaciones obteniendo recursos con los que podrán hacer intercambios.

Además, contamos con la caja Emperor’s Box, que aporta mejoras en los componentes y más cartas adicionales para el juego.

En definitiva, un grandísimo juego que hará las delicias de los eurogamers y podrán disfrutar del placer de hacer crecer una ciudad en el Sacro Imperio Romano.

Nos vemos en la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.